28 de septiembre | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | ¿Paja o trigo?

Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón. Porque son vida a los que las hallan, y medicina a toda su carne. Proverbios 4:20-22.

La luz y la verdad están al alcance de todos, … pero si no hacen que su mente investigue la Palabra de Dios, Satanás encontrará paja para llenarla, sin dejar lugar para el crecimiento de la preciosa semilla de la verdad. … Estamos rodeados por las tentaciones disfrazadas de tal manera que engañan mientras manchan y corrompen el alma.—The Review and Herald, 9 de octubre de 1886.
Los jóvenes de nuestras ciudades respiran la atmósfera manchada y contaminada del crimen. … Son educados en el crimen mediante relatos que llenan las publicaciones populares de nuestros días. Sin importarles el bien porque es bueno, mientras leen las historias de latrocinios, asesinatos y toda otra clase de crímenes, son inducidos a idear planes mediante los cuales puedan mejorar los métodos criminales y escapar a la condena. Así estas publicaciones necias contribuyen a perfeccionar la educación de los jóvenes en la senda que conduce a la perdición.—Manuscrito 13, 1895.
Es muy perjudicial llevar estas revistas despreciables al seno de la familia, y sin embargo muchos padres están adormecidos a este peligro. No saben qué clase de alimento se le proporciona a la mente de sus hijos. El alimento que se le da a la mente debe ser puro y completo. Dios invita a su pueblo a alejarse de las salobres corrientes del valle y a beber de las corrientes puras del Líbano. Un estudio de la Palabra de Dios que es vida eterna para el que la recibe, vigorizará y fortalecerá la mente; pero con demasiada frecuencia la gracia de Cristo encuentra obstruido el camino por la masa de escoria que se ha permitido que se acumule en la mente. Esta no experimenta hambre por la bendita Palabra, que debe ser comida para que los pensamientos sean puros y santos. …
A aquellos que están tentados a consentir en la lectura baladí quiero decir: Leed vuestras Biblias. “Escudriñad las Escrituras—ordenó Cristo—, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”. Juan 5:39. La obediencia a la Palabra de Dios es nuestra única seguridad.—Manuscrito 53, 1911.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*