4 de julio | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | Nada es demasiado precioso para ofrecer a Dios

Por fe ofreció Abrahán a Isaac cuando fué probado, y ofrecía al unigénito el que había recibido las promesas. Hebreos 11:17.

La prueba de Abrahán fué la más severa que pudo recibir un ser humano. Si hubiera fracasado, nunca habría sido considerado como el padre de los fieles. … La lección sirvió para que brillara a través de los siglos. Para que aprendiéramos que no hay ninguna cosa demasiado preciosa para dársela a Dios. Nos aseguramos la bendición celestial cuando consideramos todo don como de propiedad del Señor, y para utilizarlo en su servicio. Devolvedle a Dios las posesiones que se os han confiado y más se os confiará. Mantened vuestras posesiones para vosotros mismos, y no recibiréis ninguna recompensa en esta vida y perderéis la recompensa de la vida venidera. …
Hay muchos que no han hecho una entrega sin reservas de sí mismos a Dios. No tienen una idea correcta del sacrificio infinito que Dios hizo para salvar a un mundo arruinado. Si Dios les hablara, como lo hizo a Abrahán, no estarían suficientemente familiarizados con su voz para saber que él los estaba llamando a realizar un sacrificio, a fin de probar la profundidad de su amor y la sinceridad de su fe. La plaga del egoísmo es tan contagiosa como la lepra. Aquellos que han de entrar en las cortes celestiales deben ser purificados de todo indicio de esta plaga. …
El Señor tiene una gran obra para que hagamos, y él nos invita a contemplarlo, a confiar en él, a andar con él, y a conversar con él. El nos invita a realizarle una entrega sin reservas de todo lo que tenemos y de todo lo que somos, para que cuando nos llame a sacrificarnos por él, estemos listos y dispuestos a obedecer. Gozaremos de la plenitud de la gracia divina únicamente cuando le entreguemos todo a Cristo. Conoceremos el significado de la verdadera felicidad únicamente cuando mantengamos el fuego ardiendo en el altar del sacrificio. Dios recompensará en el futuro a aquellos que han hecho el máximo en el presente. … El nos prueba cada día, bajo diferentes circunstancias; y elogia a sus obreros en cada esfuerzo sincero que éstos realizan, no porque sean perfectos, sino porque están deseosos de trabajar desinteresadamente para él, y porque ven que mediante la relación con él pueden obtener perfección.—The Youth’s Instructor, 6 de junio de 1901.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

(193)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*