3 de agosto | Devocional: Alza tus ojos | El gran misionero médico

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 1 Juan 2:6.

El gran Misionero médico fue un maravilloso sanador. Realizó los milagros más convincentes. El es el Camino, la Verdad y la Vida. Habló sólo la verdad. Continuamente brotaban de sus labios preciosas palabras que infunden fortaleza espiritual a quienes las hacen parte de la vida diaria. Espiritualmente somos edificados por el alimento que damos a la mente.

Es nuestro honor recibir el pan de vida del gran Misionero médico que vino a dar vida al mundo. La verdad, sencilla, purificadora, ennoblecedora, brotó de su corazón. Pronunció palabras de sabiduría divina que harán a los hombres sabios para la salvación. Su corazón ardía constantemente con el amor que lo trajo del cielo a nuestro mundo. Su bondad y su poder lo capacitaron para revelar en su vida la verdad que vino a proclamar en esta tierra a la raza caída. En cada palabra, en cada actitud, manifestó el amor de Dios alentando y fortaleciendo a los abatidos y afligidos. En su sabiduría divina afirmó su verdadera majestad sometiendo todas las cosas a la felicidad presente y futura de los seres humanos. Vino a enseñar a hombres y mujeres cómo vivir aquí abajo, la vida de la cual El les dio un ejemplo, la vida que los hará idóneos para entrar en las mansiones de gloria.

Puede decirse que en su pecho la misericordia tuvo su palacio. Escuche sus palabras de compasión, pronunciadas para aliviar al enfermo de pecado: “Tus pecados te son perdonados”. Mateo 9:2… Trajo sanidad al alma y al cuerpo. En su vida se entrelazan el amor, la piedad, la compasión, el gozo del cielo. Miles fueron sanados por su palabra: “Quiero, sé sano”. Por su palabra, su gloria fue tan claramente revelada que los demonios estaban afligidos, y cuando se los obligaba a dejar de atormentar a los seres humanos confesaban que Cristo era el Unigénito de Dios.

Cristo realizó esta obra para mostrar a los hombres que El era el tabernáculo del testimonio; que la Palabra había sido hecha carne. En el campamento humano, entre los descarriados y pecadores, Cristo hincó su tienda. Habitó junto al pobre y al humilde, aunque era el Rey de gloria. Hizo que todos nos familiaricemos con su carácter para que podamos ser partícipes de la naturaleza divina, y así llegar a ser uno con El en fe y obras. Declara: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre”. Mateo 11:27. “Todo lo que tiene el Padre es mío”. Juan 16:15. “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”. Mateo 28:18. ¡Por qué se hizo esta maravillosa transferencia sino para que Cristo pudiera ser el Redentor del mundo, el Salvador encamado!… Mientras el excelso Maestro estuvo en la tierra, dio su vida entera para enseñarnos a trabajar como fervientes y consagrados misioneros de Dios.—Carta 281, del 3 de agosto de 1904, dirigida al Dr. W. H. Riley.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*