11 de mayo | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | La palabra de Dios es una muralla protectora

Bienaventurados los perfectos de camino; los que andan en la ley de Jehová. Salmos 119:1.

Dios, el gran gobernador del universo, ha sometido todo a leyes. La flore- cilla y el frondoso roble, el grano de arena y el poderoso océano, el rayo de sol y la lluvia y el viento, todos obedecen a leyes naturales. Pero el hombre ha sido colocado bajo una ley superior. Se le ha dado un intelecto para que vea y una conciencia para que sienta los grandes preceptos de la gran ley moral de Dios, que es la expresión de lo que él desea que lleguen a ser sus hijos.
Dios ha manifestado tan claramente su voluntad que nadie necesita errar. Desea que todos tengan una correcta comprensión de su ley, que sientan el poder de sus principios, porque en esto están implicados sus intereses eternos. El que tiene una comprensión de los extensos alcances de la ley de Dios puede entender algo de la atrocidad del pecado. Y cuanto más exaltadas sean sus ideas acerca de los requerimientos de Dios, tanto mayor será su gratitud por el perdón que se le ha concedido. …
El pecador no puede hacer frente a las exigencias de Dios con sus propias fuerzas. Debe acudir en busca de ayuda al que pagó el rescate por él. …
Cristo es nuestra esperanza. Los que confían en él son limpiados. La gracia de Cristo y el gobierno de Dios van juntos en perfecta armonía. Cuando Jesús se convirtió en el sustituto del hombre, la misericordia y la verdad se juntaron, y la justicia y la paz se besaron. La cruz del Calvario da testimonio de las elevadas exigencias de la ley de Dios.—The Signs of the Times, 31 de julio de 1901.
La ley de los Diez Mandamientos no debe ser contemplada tanto desde el lado prohibitorio como desde el lado de la misericordia. Sus prohibiciones son una segura garantía de la felicidad en la obediencia. Cuando se la recibe en Cristo, obra en nosotros la pureza de carácter que nos proporcionará gozo a través de edades eternas. Para el obediente es una muralla de protección. Contemplamos en ella la bondad de Dios, quien revelándoles a los hombres los principios inmutables de justicia, procura escudarlos de los males que [140] resultan de la transgresión.—Carta 96, 1896.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*