23 de julio | Devocional: Hijos e Hijas de Dios | Frente al ridículo y la burla

«Bienaventurado el hombre que no anda en compañía de malvados, ni se detiene a hablar con pecadores, ni se sienta a conversar con blasfemos». Salmo 1: 1, RVC

LOS IMPÍOS SON AQUELLOS que no aman ni obedecen los mandamientos de Dios, sino que van en contra de ellos. Esta es la conducta que recomiendan algunos consejeros que se nos amonesta a desoír, la clase de consejeros que emplea Satanás para desviar a la juventud. Su consejo, sus sugerencias son de tal naturaleza que tratan al pecado con liviandad y ridiculizan la justicia. […] A ellos se los representa estando siempre cerca de los pecadores, con el propósito de apartarlos de la senda recta del deber y la obediencia a Dios, para desviarlos a la rebeldía. Si no fuera por esas personas que hacen mal y tientan a otros a hacerlo, muchos pecadores hubieran elegido la senda del deber, la vida de pureza y piedad.— The Youth’s Instructor, 20 de octubre de 1886.

El temor al ridículo induce a muchos jóvenes a ceder a la tentación y a andar por el camino de los impíos.— El hogar cristiano, cap. 74, p. 440 (1894).

Jesús no se hubiera puesto en peligro para complacer al diablo. Pero cuántos se atreven a hacerlo actualmente.— Manuscrito 17, 1893.

No permitas que ni la burla, ni las amenazas, ni el desprecio te induzcan a violar tu conciencia en lo más mínimo, para abrir de ese modo una puerta por la cual pueda entrar Satanás y dominar tu mente. […]

Debes ser un estudioso sincero de la Biblia. […] La Palabra de Dios es una guía segura; si se estudia con cuidado no hay peligro de caer bajo el poder de la tentación que rodea a la juventud, y que la asedia.— The Youth’s Instructor, 10 de septiembre de 1884.

DEVOCIONAL ADVENTISTA

HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*