6 de septiembre | Devocional: Alza tus ojos | La historia de la pascua

Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Mateo 28:11.

Los ángeles del Señor sobresalen en fortaleza. Un ángel apareció ante la guardia romana designada para vigilar la tumba de Cristo y los llenó de temor, y temblaron y quedaron sin fuerzas, como muertos. Sin embargo la escena entera se grabó en sus mentes. Un ángel poderoso, con extraordinaria gloria, descendió de los cielos al sepulcro terrenal, y tomando la piedra sellada la quitó como si hubiera sido un guijarro. Luego se escuchó que, con voz que hizo estremecer la tierra, dijo: “Jesús, Hijo de Dios, tu Padre te llama”. Entonces Aquel que había ganado poder para vencer la muerte y el sepulcro salió y proclamó fuera de la agrietada tumba de José: “Yo soy la resurrección y la vida”.

Los soldados se apresuraron a ir hasta los sacerdotes, y con corazones temblorosos les narraron lo acontecido. Los rostros de los sacerdotes se tornaron como de muertos. Caifás trató de hablar. Sus labios se entreabrieron pero no emitieron sonido alguno. Los soldados estaban a punto de abandonar la sala del concejo cuando una voz los detuvo. Caifás finalmente pudo hablar. “Esperen, esperen”, dijo. “No digan a nadie lo que han visto”. Se dio a los soldados un informe mentiroso. “Digan”, ordenaron los sacerdotes, “que sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos”. Mateo 28:13. Los soldados vendieron su integridad por dinero. Entraron ante los sacerdotes cargados con el más sorprendente mensaje de verdad; salieron con una carga de dinero y un informe falso en sus lenguas, fraguado para ellos por los mismos rabinos.

Este engaño se difundió lejos y cerca. Pero había testigos de la resurrección de Cristo a quienes los sacerdotes no pudieron acallar. Algunos de los muertos que se levantaron con Cristo aparecieron a muchos y declararon que El había resucitado Y Cristo mismo permaneció con sus discípulos durante cuarenta días después de haberse levantado de los muertos, y antes de su ascensión [El] les indicó su misión, mandándolos que fueran a todo el mundo y predicaran el Evangelio a toda criatura.

En esta era, tiempo de las maravillas satánicas, todo lo concebible se dirá y hará para engañar si fuere posible a los mismos escogidos. Que los creyentes no digan nada que exalte el poder de Satanás. El Señor distinguirá a su pueblo observador de sus mandamientos, con notables señales de su favor, si son formados y moldeados por su Espíritu, edificados en la más santa fe, prestando estricta atención a la voz de su Palabra.—Carta 195, del 6 de septiembre de 1903, dirigida a W. C. White.*

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*