4 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | El día de preparación

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“El séptimo día terminó Dios lo que había hecho, y descansó. Entonces bendijo el séptimo día y lo declaró día sagrado, porque en ese día descansó de todo su trabajo de creación” (Gén. 2:2,3).

 

En abril de 2013, la Organización Mundial de la Salud afirmó que el 86 % de las muertes que se producen en el mundo están relacionadas con el exceso de trabajo. El estrés y la ansiedad que derivan de trabajar sin descanso generan diversas enfermedades de las que la simple observancia del cuarto mandato divino nos ayudaría a protegernos. Pero la salud física no es lo único positivo que derivamos de la observancia del sábado.

  • Observar el sábado nos recuerda que Dios es nuestro Creador, y nos genera un espacio único desde el cual relacionarnos con él sin las presiones del día a día. Esta conexión con el Creador nos ayuda a superar las preocupaciones y a estar más en sintonía con la vida, con nosotras mismas y con los demás. Todo esto redunda en felicidad y plenitud.

  • Observar el sábado nos recuerda que Dios es nuestro Sustentador, que hace salir el sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos (ver Mat. 5:45) y que vela constantemente por la satisfacción de nuestras necesidades.

  • Observar el sábado nos recuerda que somos criaturas, no dioses, por lo que nos ubica respecto a Dios. Esto, por supuesto, no significa que no seamos valiosas; nuestro valor nos lo confiere el haber sido creadas a su imagen y redimidas por él. Pero somos mortales, finitas y afectadas por el pecado, lo cual requiere ejercer fe en Dios. El sábado nos ayuda a recordar estas realidades y a depender cada día más de Dios.

  • Observar el sábado nos ayuda a relacionarnos mejor con los demás, a construir una comunidad de apoyo y comprensión, a obrar por la salvación del prójimo, a dar lo mejor de nosotras para el crecimiento de la iglesia. El sábado, como día de santa convocación (ver Lev. 23:3), nos recuerda que debemos ser compasivos con la especie humana en su conjunto.

Mañana es sábado, y ahora que sabes todo lo positivo que deriva de su observancia puedes entrar en ese reposo con gran convicción. Guardar el sábado es la manifestación de una experiencia interna, de una relación con Jesucristo y con Dios el Padre. Disfruta de tu amistad con Jesús en el día que él creó.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*