10 de mayo | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | En el monte delante de Dios

Y él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. 1 Reyes 19:11.

Esta orden la recibe cada uno de nosotros que esté considerando sus desánimos y se lamente de sus debilidades, y dé al mundo un ejemplo de desconfianza en Dios, rehusando mirar y vivir. … Agradáis al enemigo de Dios y del hombre manteniéndoos en la caverna de las tinieblas, donde no existe un solo rayo de la luz de vida. …
Quiero elevar mi voz y hablar por Jesús: Quienquiera que crea en él no perecerá, sino que tendrá vida eterna. Salid de la caverna por la fe. Contemplad a Jesús, vuestro ayudador. Contemplad al Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Mirad a vuestro Sacrificio expiatorio levantado en la cruz, al Inocente muriendo por el culpable. …
Esta ofrenda de sí mismo fué plena y amplia. No faltaba nada. Verdaderamente fué una expiación completa y amplia la que se hizo. Entonces, ¿por qué … manifestar mediante palabras y ejemplos que Jesús ha muerto en vano para nosotros? Después de esta manifestación de amor que no tiene paralelo, estáis diciendo con vuestras palabras de duda y lamentaciones de desánimo: “El no me ama. El no me perdonará. Mis pecados son demasiado grandes para ser perdonados por la sangre de Jesús. La ofrenda no es de valor suficiente para pagar la deuda que yo debo por el rescate de mi alma”.
¡Si los hombres y las mujeres únicamente pudieran contemplar cuánto exalta a Satanás y le da honor, su incredulidad y murmuraciones y lamentos, mientras privan a Jesucristo de la gloria que le corresponde en la obra de salvarlos, plena y completamente de todo pecado! … Salgamos de la caverna de las tinieblas. Eduquemos nuestro intelecto para discernir lo que Jesús es para nosotros. Eduquemos nuestras mentes para estar en el monte delante de Dios, mediante la fe, fuertes en Dios bajo cualquiera y cada tentación. …
En el monte tendremos una visión correcta de Jesús. Satanás no tendrá poder para arrojar su sombra infernal entre nuestras almas y Jesús, para eclipsar nuestra contemplación de Jesús, para falsificarla y estimular nuestros corazones a una cruel incredulidad de su bondad, su misericordia y su amor con el cual nos ha amado.—Manuscrito 42, 1890, pp. 21-23.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*