3 de septiembre | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | Una escuela para la mente y la conducta

Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. Apocalipsis 15:3.

El gran Arquitecto ha formado y preparado las escenas de la naturaleza para que ejerzan una impresión importante sobre el carácter intelectual y moral del hombre. Estas deben ser la escuela de Dios para educar la mente y la conducta. Aquí la mente puede tener un vasto campo de estudio en la manifestación de las obras majestuosas del Infinito.
Las rocas se encuentran entre las cosas preciosas de la tierra, porque contienen tesoros de sabiduría y conocimiento. En las rocas y las montañas está registrado el hecho de que Dios destruyó a los malvados de la tierra mediante el diluvio.—Manuscrito 73, 1886, pp. 2, 3.
Los hombres pensaron que eran más sabios que Dios, y demasiado sabios para obedecer … los estatutos y los preceptos de Jehová. Las cosas ricas de la tierra que Dios les había dado, no los condujeron a la obediencia, sino que los alejaron de ella, porque usaron mal los selectos favores del cielo, y las bendiciones que Dios les había concedido fueron hechas objetos que los indujeron a separarse de Dios. Y debido a que se hicieron satánicos en su naturaleza antes que divinos, el Señor envió el diluvio de agua sobre el mundo antiguo.—Manuscrito 62, 1886, pp. 30, 31.
Dios es abundante en amor y misericordia; pero de ninguna manera disculpará a aquellos que descuidan la gran salvación que él ha provisto. Los antediluvianos de larga vida fueron borrados de la tierra porque se desentendieron de la ley divina. Dios no volverá a traer aguas de los cielos y de abajo de la tierra como sus armas para ser usadas en la destrucción del mundo, pero cuando dentro de poco su venganza se derrame sobre aquellos que desprecian su autoridad, serán destruidos por el fuego que está oculto en las entrañas de la tierra, puesto en intensa actividad por los fuegos del cielo. Entonces de la tierra purificada surgirá un canto

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

(170)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*