29 de agosto | La maravillosa gracia de Dios | Elena G. de White | Una obra de reforma

Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas. Todo valle se rellenará, y se bajará todo monte y collado; los caminos torcidos serán enderezados, y los caminos ásperos allanados. Lucas 3:4, 5.

La obra de reforma que Juan nos presenta aquí, la purificación del corazón, de la mente y del alma, es necesaria para muchos que profesan hoy tener la fe de Cristo. Es necesario abandonar prácticas equivocadas a las que se les ha dado rienda suelta. Hay que enderezar las sendas torcidas y suavizar los lugares ásperos. Las montañas y colinas del amor propio y el orgullo necesitan ser rebajadas. Es necesario producir “frutos dignos de arrepentimiento”. Mateo 3:8. Cuando esta experiencia se realice en el creyente pueblo de Dios, “verá toda carne la salvación de Dios”. Lucas 3:6. “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), dijo Cristo…

El hecho de que nuestros nombres estén en los libros de la iglesia no nos asegura la entrada en el reino de los cielos. Dios pregunta: ¿Habéis empleado vuestras oportunidades para servicio y para el desarrollo del carácter cristiano? ¿Habéis negociado fielmente con los bienes de vuestro Señor? Puesto que conocéis la voluntad de Dios con respecto a vosotros, ¿habéis obedecido esa voluntad? ¿Habéis tratado de beneficiar y bendecir a los que necesitaban ayuda y ánimo?…

Todo ser humano en este mundo lleva fruto de alguna especie, ya sea bueno o malo; y Cristo ha hecho posible que cada alma lleve el más precioso fruto. La obediencia a los requerimientos de Dios, la sumisión a la voluntad de Cristo, producirá en la vida los preciosos frutos de justicia. Los habitantes de este mundo son queridos para la familia de Dios… El dio los dones más ricos que el cielo podía conceder, para que los hombres y las mujeres pudieran volverse de su rebelión a su ley, y aceptaran en sus corazones y vidas los principios del cielo. Si los hombres quisieran reconocer el Don, y aceptar su sacrificio, sus transgresiones serían perdonadas, y la gracia de Dios les sería impartida para ayudarles a rendir en sus vidas los preciosos  frutos de la santidad.—The Review and Herald, 22 de abril de 1909.

 

DEVOCIONAL LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*