25 de marzo | Devocional: Hijos e Hijas de Dios | Ocupémonos de nuestra salvación

«Dijo también el Señor: “Simón, Simón, Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”». Lucas 22: 31-32

LA RAZÓN POR LA CUAL muchos, que se dicen discípulos de Cristo, caen víctimas de graves tentaciones es que no se conocen realmente a sí mismos. En esto Pedro fue duramente zarandeado por el enemigo. Si pudiéramos damos cuenta de nuestras propias debilidades, veríamos que hay tanto que hacer por nuestra parte que humillaríamos nuestro corazón bajo la poderosa mano de Dios. Al vincular nuestras almas indefensas con Cristo, supliremos nuestra ignorancia con su sabiduría, nuestra debilidad con su fortaleza, nuestra fragilidad con su invencible poder. Pedro cayó porque no conocía su propia fragilidad; se creyó fuerte. […]
Si Pedro hubiera caminado humildemente con Dios, y ocultado el yo en Cristo; si hubiera buscado fervientemente la ayuda divina; si hubiera confiado menos en sí mismo; si hubiera aceptado las indicaciones del Señor y las hubiera puesto en práctica, habría velado en oración, y habría seguido el consejo del apóstol Pablo: «Ocúpense en su salvación con temor y temblor» (Fil 2: 12, RVC). Si Pedro se hubiera examinado íntimamente a sí mismo, el Señor le habría prestado ayuda, y no hubiera habido necesidad de que el Señor lo zarandeara. […]
No hay poder en toda la fuerza satánica que pueda incapacitar al alma que confía humildemente en la sabiduría que procede de Dios. […]
El cuidado que Cristo manifestó por Pedro fue la causa de su restauración. Satanás no podía hacer nada contra la todopoderosa intercesión de Cristo. Y la oración que Cristo ofreció por Pedro la ofrece por todos los que son humildes y contritos de corazón.— The Youth’s Instructor, 15 de diciembre de 1898..

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*