24 de julio | Devocional: Alza tus ojos | Perdón total y gratuito

 

Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado. Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en su palabra he esperado. Salmos 130:4, 5.

 

Entre nosotros han existido pecados como en el antiguo Israel, pero gracias a Dios, hemos tenido una puerta abierta que nadie puede cerrar. Los hombres pueden decir: “Te perdono todos los agravios que me has hecho”, y su perdón no borrará un solo pecado. Pero la voz que resuena desde el Calvario: “Hijo mío, hija mía, tus pecados te son perdonados”, es completamente eficaz. Solamente esa palabra tiene poder y despierta gratitud en el corazón agradecido. Tenemos un Mediador. No hay más que un canal de perdón y ese canal está siempre abierto. Por medio de él un torrente abundante de misericordia divina y perdón se derrama sobre nosotros…

Muchos han expresado su asombro de que Dios exigiera que los judíos mataran tantas víctimas como ofrenda de sacrificio, pero El debía grabar en sus mentes la excelsa y solemne verdad de que sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. Cada sacrificio contenía una lección, estampada en cada ceremonia, predicada solemnemente por los sacerdotes en el servicio santo e inculcada por Dios mismo; la gran verdad de que sólo por medio de la sangre de Cristo hay perdón de pecados…

Desearía poder presentar este asunto a nuestro pueblo exactamente como lo vi: la admirable Ofrenda hecha en favor del hombre. La justicia exigía los sufrimientos de un hombre. Cristo, igual a Dios, ofreció los sufrimientos de un Dios. El mismo no necesitaba expiación. Lo hizo por el hombre, todo por el hombre… La intensidad de su agonía fue proporcional a la dignidad y grandeza de su carácter. Nunca veremos ni comprenderemos la profunda angustia de los sufrimientos del inmaculado Cordero de Dios hasta que palpemos cuán hondo es el abismo del cual hemos sido rescatados, qué atroz es el pecado del cual la humanidad es culpable, y por fe nos apoderemos del perdón total y completo.

Aquí es donde miles están fracasando. No creen realmente que Jesús los perdona individualmente. Fallan en tomarle la palabra a Dios. El nos asegura que es fiel, que ha prometido perdonamos y ser justo con su propia ley. Su misericordia no carece de nada. Si hubiera un eslabón defectuoso en la cadena, entonces estaríamos desesperadamente perdidos en nuestros pecados… No hay ni una falla en ella, ni falta ningún eslabón. ¡Oh, preciosa redención! ¿Por qué no introducimos esta inestimable verdad más completamente en nuestras vidas? Cuán amplia es, que Dios por causa de Cristo nos perdona -a mí, aun a mí- en el momento en que se lo pedimos con fe viva, creyendo que El es totalmente capaz de hacerlo.—Carta 85, del 24 de julio de 1886, dirigida a Urías Smith, editor de la Review and Herald.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*