21 de diciembre | Devocional: Alza tus ojos | Dios nos da lo que necesitamos

Porque sol y escudo es Jehová Dios; gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad. Salmos 84:11.

Tenemos un Padre celestial sabio y amoroso, que escucha las oraciones de sus hijos. Sin embargo, no siempre les da lo que ellos desean. Retiene lo que ve que no sería para su bien. No obstante, les otorga todo lo que necesitan. Les da lo que es necesario para su crecimiento en la gracia. Cuando oramos, debiéramos decir: “Señor, si lo que te pido es para mi bien, dámelo; pero, si no lo es, reténlo; sin embargo, dame tu bendición”. El Señor escucha nuestras peticiones, comprende nuestra situación y suplirá exactamente lo que necesitamos. Fortalecerá nuestra fe y aumentará nuesta espiritualidad. El Señor es bueno y misericordioso, perfecto en comprensión e infinito en sabiduría.

Hay quienes oran pidiendo bendiciones temporales, las que, según creen, les darán prosperidad mundanal. Dios ve que tales bendiciones echarán a perder la vida espiritual. Les da una mente despierta, mostrándoles que no es lo mejor para ellos tener riquezas, y que deben sentirse satisfechos con su gracia, su paz y su amor.

Dios, que conoce el fin desde el principio, vigila celosamente el bienestar de sus hijos. En respuesta a sus oraciones, les dará aquello que aumentará su idoneidad para llegar a ser partícipes de la naturaleza divina y para vencer la corrupción que está en el mundo por la concupiscencia. Debemos someter nuestra voluntad a la voluntad de Dios. Debemos tener confianza en su amor, en su sabiduría, en su fidelidad y en su poder protector.

El Señor me ha instruido en el sentido de que ha llegado el tiempo cuando debiera haber unidad en las filas de su pueblo. Si hay quienes no tienen fe en los mensajes que nos han llegado desde Dios por su Palabra y por los testimonios de su Espíritu, necesitan conocer por sí mismos cuál es la fe que fue entregada una vez a los santos. De acuerdo con lo que se me mostró, hay algunos que han perdido el rumbo…

El ministerio de Cristo debe ser el ministerio de sus seguidores. Apartarse tras ideas espiritualistas es apartarse de la fe, dando oído a doctrinas de engaño.

Los mensajes que Dios nos dio mediante su siervo Juan deben ser proclamados ahora como de especial importancia. Esta es nuestra obra: revivir las sagradas verdades que nos han separado del mundo y nos han hecho lo que somos. No debemos abandonar ninguno de los rasgos de la fe, sino mantener nuestra confianza firme hasta el fin. No debemos dar lugar a doctrinas que no están en armonía con la verdad para este tiempo.—Carta 270, del 21 de diciembre de 1903, dirigida a Edson White.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*