20 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adolescentes 2020 | Douglas Macarthur

“Volveré’’.

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020

“Y si me voy y les preparo lugar, vendré otra vez, y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, también ustedes estén” (Juan 14:3, RVC).

 

Era muy tarde a la noche, y cuatro lanchas torpederas avanzaban rodeadas por las olas del océano. Estas lanchas estaban entre las embarcaciones más pequeñas de la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. En realidad, eran solo grandes lanchas equipadas con los mismos motores V12 que usaban los aviones de combate. Generalmente, se utilizaban para ejecutar ataques relámpago a barcos enemigos. Sin embargo, esta noche estaban contrabandeando un cargamento precioso en aguas controladas por los japoneses.

El cargamento era el general Douglas MacArthur, reconocido como una de las mentes más brillantes del ejército. El presidente mismo de los Estados Unidos le había dado la orden a MacArthur de escapar de una isla diminuta en Manila Bay, Filipinas, que los japoneses estaban bombardeando permanentemente.

MacArthur estaba de pie al timón; su rostro era golpeado fuertemente por el agua cuando olas del tamaño de una casa rompían contra la lancha. Pensó en los hombres que había dejado atrás. Probablemente morirían en batalla o serían capturados. Él se había preparado para sufrir con ellos; pero ahora ellos sufrirían solos.

Al llegar a Australia, se le informó que el auxilio para sus hombres atrapados en Filipinas no sería inminente. Profundamente decepcionado, emitió una declaración a la prensa en la que les prometió a sus hombres y a la gente de Filipinas; “Volveré”.

Repetía esta promesa a menudo, mientras guiaba a las fuerzas aliadas de isla en isla, de vuelta hacia Filipinas. Este día, en 1944, dos años y medio después de su escape nocturno, MacArthur saltó de una embarcación en la costa de Leyte. Los soldados rápidamente manipularon un sistema de amplificación, y MacArthur pronunció las palabras electrizantes que todos querían escuchar: “Pueblo de Filipinas, he vuelto”.

Por supuesto, Jesús nos hizo una promesa similar. “Vendré otra vez”, dijo. Hemos estado en una batalla contra el enemigo por mucho tiempo. Algunos hemos sido gravemente heridos. La promesa que Jesús hizo es una promesa con la que todos contamos. Kim

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*