19 de junio | Devocional: Ser Semejante a Jesús | Establecer prioridades correctas para la vida

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33.

A cada lado hay lo que tentaría al cristiano a abandonar el camino estrecho; pero los que deseen perfeccionar un carácter idóneo para la eternidad deben tomar la voluntad de Dios como norma, y separarse por completo de lo que le desagrada. Miles son traicionados por el pecado porque desguarnecen… el corazón.

Se dedican por completo a los cuidados de este mundo, y expulsan de su corazón la verdadera piedad. Se apresuran impacientemente en la especulación, tratando de acumular tesoros de este mundo. De esa manera se colocan en donde les es imposible adelantar en la vida cristiana. “Sed sobrios y velad en oración”. 1 Pedro 4:7. Y mientras oran, esfuércense fervientemente por guardar su corazón de toda contaminación, porque la oración sin hacer esfuerzos es una burla solemne.

“No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. 1 Juan 2:15. Cada momento de nuestro tiempo le pertenece a Dios y no tenemos derecho a cargarnos con cuidados de tal manera que no haya lugar en nuestro corazón para su amor. Al mismo tiempo, debemos obedecer la orden: “En lo que requiere diligencia, no perezosos”.

Romanos 12:11. Debemos trabajar para tener qué dar al que sufre necesidad. Dios no desea que permitamos que se herrumbren nuestras energías por la inacción.

Los cristianos deben trabajar; deben ocuparse en negocios, y pueden seguir hasta un cierto límite en esta línea, sin cometer pecado contra Dios. Pero demasiado a menudo los cristianos permiten que los cuidados de esta vida tomen el tiempo que pertenece a Dios. Dedican sus momentos preciosos de tiempo a los negocios o pasatiempos. Todas sus energías se emplean en adquirir tesoros terrenales. Al obrar de esa manera, se colocan en terreno prohibido.

Muchos profesos cristianos son muy cuidadosos para que todas sus transacciones comerciales lleven el sello de la honestidad más estricta, pero la deshonestidad señala sus relaciones con Dios. Absortos en los negocios mundanales, fallan en llevar a cabo los deberes debidos a los que están a su alrededor. Sus hijos no se crían en el temor y la amonestación del Señor. Se descuida el altar familiar; la devoción privada queda en el olvido. En vez de colocar en primer lugar los intereses eternos, sólo se les da un segundo lugar. Se roba a Dios porque sus mejores pensamientos se entregan al mundo y su tiempo se gasta en cosas de menor importancia. De esa forma quedan arruinados, no por su deshonestidad al tratar con otros, sino porque han defraudado a Dios de lo que es legítimamente suyo.—The Signs of the Times, 17 de diciembre de 1896.

DEVOCIONAL SER SEMEJANTE A JESÚS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*