12 de diciembre | Devocional: Una religión radiante | Sin mancha ante el trono del Padre

«¡Al único Dios, nuestro Salvador, que puede guardarlos para que no caigan, y establecerlos sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad, por medio de Jesucristo nuestro Señor, antes de todos los siglos, ahora y para siempre! Amén», Judas 1: 24-25, NVI

 ENTRE LAS CONVULSIONES DE LA TIERRA, los fogonazos de los relámpagos y el retumbar de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos que están dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos al cielo, exclama: «¡Despierten, despierten, despierten, los que duermen en el polvo, y levántense!». Por toda la superficie de este mundo, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, razas, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: «¿Dónde está, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria?» (1 Cor. 15: 55). Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre aclamación de victoria.— El conflicto de los siglos, cap. 41, p. 627.

Volverán a unirse los eslabones de la familia. Cuando miramos a nuestros muertos, podemos pensar en la mañana en que la trompeta de Dios resonará, cuándo «los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados» (vers. 52). Aún un poco más, y veremos al Rey en su hermosura. Un poco más, y enjugará toda lágrima de nuestros ojos. Un poco más, y nos presentará «sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia» (Jud. 24, NVI).— El Deseado de todas las gentes, cap. 69, p. 602.

«En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, […] nosotros seremos transformados». 1 Corintios 15: 52

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*