11 de diciembre | Maranata: El Señor viene | Elena G. de White | La herencia de los salvados

Mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo. Isaías 32:18.

En la Biblia se llama a la herencia de los bienaventurados una patria. Hebreos 11:14-16. Allí conduce el divino Pastor a su rebaño a los manantiales de aguas vivas. El árbol de la vida da su fruto cada mes, y las hojas del árbol son para el servicio de las naciones.
Allí hay corrientes que manan eternamente, claras como el cristal, al lado de las cuales se mecen árboles que echan su sombra sobre los senderos preparados para los redimidos del Señor. Allí las vastas llanuras alternan con bellísimas colinas y las montañas de Dios elevan sus majestuosas cumbres. En aquellas pacíficas llanuras, al borde de aquellas corrientes vivas, el pueblo de Dios que por tanto tiempo anduvo peregrino y errante, encontrará un hogar…
Allí se “alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa”. “En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán”. “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará;… y un niñito los pastoreará”. “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte”, dice el Señor Isaías 35:1; 55:13; 11:6, 9—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 733, 734.
Allí [365] el hombre recobrará su perdida dignidad real, y los seres inferiores reconocerán su supremacía; los fieros se tornarán mansos, y los tímidos, confiados.—La Educación, 293.
El dolor no puede existir en el ambiente del cielo. Allí no habrá más lágrimas, ni cortejos fúnebres, ni manifestaciones de duelo.
“Y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”. “No dirá el morador: Estoy enfermo; al pueblo que more en ella le será perdonada la iniquidad”. Apocalipsis 21:4; Isaías 33:24.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 734.
Allí se vivirá la vida edénica, la vida en el jardín y el campo. “Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas y comerán el fruto de ellas. No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos”. Isaías 65:21, 22—La Educación, 293.

DEVOCIONAL MARANATA: EL SEÑOR VIENE
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*