25 de febrero | Devocional: La fe por la cual vivo | Su constante presencia divina

¿Adonde me iré de tu espíritu? ¿Y adonde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú: y si en abismo

hiciere mi estrado, he aquí allí tú estás. Salmos 139:7,8.

“El Señor Dios omnipotente que reina en los cielos, declara: ‘Yo estoy con vosotros.’ Asegura a su pueblo que los obedientes están en la actitud que les permite ser bendecidos por él para gloria de su nombre…. Será una ayuda siempre presente a todos los que le sirven en vez de servirse a sí mismos.”—The Review and Herald, 12 de diciembre de 1907.

“Cuando Cristo ascendió a los cielos, la sensación de su presencia permaneció aun con los que le seguían. Era una presencia personal, llena de amor y luz….

“Y desde aquel día Cristo había de morar continuamente por el Espíritu en el corazón de sus hijos. Su unión con ellos era más estrecha que cuando él estaba personalmente con ellos. La luz, el amor y el poder de la presencia de Cristo, resplandecían en ellos, de tal manera que los hombres, mirándolos ‘se maravillaban,’ y al fin los reconocían que eran de los que habían estado con Jesús. Hechos 4:13.

“Todo lo que Cristo fue para sus primeros discípulos, desea serlo para sus hijos hoy.”—El Camino a Cristo, 55, 56.

“Nunca se os figure que Cristo está lejos. Siempre está cerca. Su amorosa presencia os envuelve. Buscadle sabiendo que desea dejarse encontrar por vosotros. El quiere, no tan sólo que toquéis la orla de su manto, sino que andéis con él en continua comunión.”—El Ministerio de Curación, 78.

“La presencia de Cristo en el corazón es un poder vitalizador, que fortalece el ser entero.”—Testimonies for the Church 7:71.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*