Viernes 8 de noviembre 2019 | Devoción Matutina para Adultos

Devoción matutina para Adultos 2019 - Nuestra Esperanza

Devoción matutina para Adultos 2019 – Nuestra Esperanza

¿Quién es Jesús?

“Viniendo Jesús a la región de Cesárea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” (Mateo 16:13).

El gran evangelista Dwight Moody dirigía una serie de conferencias, y un matrimonio de ancianos decidió invitar a un vecino a que participara. Sin embargo, el hombre no se interesó por el tema. Sabiendo de su aprecio por la buena música, lo invitaron para que asistiera a la presentación musical del culto.
La noche acordada, fue al programa, se sentó en la última fila y escuchó la música especial. Cuando Moody comenzó a predicar, se tapó los oídos, demostrando desinterés. No mucho después, una mosca se paró en su nariz. Él intentó sacarla de todas las maneras posibles, pero no tuvo resultado. Tuvo que quitar una de sus manos de los oídos para espantarla, exactamente en el momento en el que Moody preguntaba: “¿Quién es Jesús para ti?” El vecino se cubrió nuevamente el oído, pero la pregunta no salió de su mente. La reflexión terminó siendo tan profunda que volvió todas las noches, y durante el cierre de la programación fue bautizado.
En las manos de Dios, una pregunta puede cambiar vidas. Por eso Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?” (Mat. 16:13, RVC). Después de que ellos le respondieran sobre lo que el pueblo pensaba, Jesús fue más lejos: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (vers. 15, RVC). Pedro tomó la palabra y respondió: “¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!” (vers. 16).
Este diálogo de Jesús con los discípulos revela algo maravilloso. No es la posición social lo que nos califica para ser llenos del Espíritu Santo y agentes transformadores del mundo. Títulos, diplomas, liderazgo, nombre, apellido o dinero pueden llegar a impresionar a las personas, pero no transforman vidas. Solamente hay un camino: conocer a Jesús, ser transformado por su gracia, encantarse por su amor y ser fortalecido por su Espíritu. El poder del cristianismo apostólico proviene de la persona de Cristo. Solamente cuando nos entregamos a él somos transformados y transformamos al mundo.
No podemos olvidarnos de lo que dice Elena de White: “Tu esperanza no está en ti; está en Cristo […] Es amándolo, imitándolo y dependiendo enteramente de él como serás transformado a su semejanza” (El camino a Cristo, p. 60).
Si Cristo es lo primero en tu existencia, serás un poderoso instrumento para transformar muchas vidas.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019
NUESTRA ESPERANZA
Erton Kohler
Lecturas devocionales para Adultos 2019

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*