Viernes 6 de abril 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración desesperanzada – 1

Acuérdate que mi vida es un soplo, y que mis ojos no volverán a ver el bien. Job 7:7.

A menudo pensamos que Job es el hombre “perfecto”: paciente en el dolor, justo, íntegro y temeroso de Dios en toda circunstancia. Sin embargo, cuando recorremos las páginas de su historia, vemos a un Job decepcionado y herido por la enfermedad, la soledad y la incomprensión, que busca desesperadamente una respuesta del Ser supremo. En el dolor, Job es un hombre que no se resigna, que protesta, se rebela e incluso quiere “hacer cuentas con Dios” (ver 7:11).
En los primeros catorce capítulos de su libro, vemos a un Job quebrantado por la pena y la depresión, que experimenta temores, angustia, ansiedad y pesimismo, y que mira el futuro sin esperanza. Este don brillará con fuerza en la segunda parte del libro (caps. 15-42).
Al extinguirse para siempre todas las cosas queridas de su mundo -hijos, bienes, salud-, Job pierde toda expectativa de recuperación (7:6; 10:21; 14:1, 2). Aparece la muerte como un bálsamo para sus sufrimientos (3:13- 19); como la solución para darle fin a su vida terrenal (Job 7:6-10) y a toda alegría (10:21, 22). Hundido en las tinieblas del abismo, exclama poética y dramáticamente: “Mis días son más ligeros que la lanzadera del tejedor, y fenecieron sin esperanza […]. Los ojos de los que me ven, no me verán más; fijarás en mí tus ojos, y dejaré de ser. Como la nube se desvanece y se va, así el que desciende al Seol [sepulcro], no subirá; no volverá más a su casa, ni su lugar le conocerá más (Job 7:6-10).
Su oración desesperanzada expresa la autenticidad del corazón de Job. Él estaba limpio. Su libro jamás se habría escrito si su sufrimiento hubiese sido fruto de su maldad. En su dolor, Job expresó el misterio del mal: ¿Por qué sufren los inocentes?
Quizás hoy te toca sufrir, y no sabes por qué. La oración destilará gotas de consuelo en tu corazón dolorido. Iluminará tu alma en la oscuridad. Dios no escucha las palabras vacías (Mat. 6:7), pero inclina su oído ante tu clamor (Esd. 7:27). Solo Dios puede recibir tus lágrimas amargas. Solo él puede sanar tu corazón quebrantado.
Oración: Señor, gracias porque en la noche oscura del sufrimiento iluminas mi camino.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*