Viernes 21 de diciembre 2018 | Devoción Matutina Adultos 

Oración en agonía

Devoción matutina para adultos 2018 Las oraciones más poderosas de la biblia Ricardo Bentancur Lecturas devocionales para Adultos 2018

Devoción matutina para adultos 2018
Las oraciones más poderosas de la biblia
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

 

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Hebreos 5:7

 

Jesús oró con agonía, para librarnos de la agonía. Agonizar es morir un poco.

Se dice que los cobardes mueren muchas veces, pero los valientes una sola vez. Y así es: Jesús agonizó y murió la “segunda muerte” (Apoc. 2:11) por los valientes que arrebatan el Reino de los cielos (Mat. 11:12). Ellos solo mueren la “primera muerte”, porque Cristo murió por ellos “la segunda muerte”.

Todos nos angustiamos, todos sufrimos. La vida es una lucha incansable. La existencia es dura para todos; y en algunos tramos es más dura para los que quieren vivir conforme a la voluntad divina. El profeta Daniel estuvo tres semanas en angustia, sin probar bocado ni bebida (Dan. 10:3), porque lo desvelaba su afán por conocer cuál sería la voluntad de Dios para su pueblo. Pero el ángel enviado por Dios, expresamente para revelarle el motivo de su oración perseverante, lo consoló y le dijo: “Muy amado, no temas; la paz sea contigo; esfuérzate y aliéntate” (vers. 19).

Nuestro texto es una pintura del Getsemaní relatado por los evangelios; solo que ellos no son tan explícitos acerca del clamor y las lágrimas ofrecidas en esta oración de Jesús. La oración de Jesús lo muestra como compañero de nuestras penas y súplicas, como modelo de obediencia y sumisión al Padre. “En los días de su carne”, Cristo llevó todas nuestras tristezas con lágrimas, súplicas, en agonía, hasta la muerte, para salvarnos de la muerte (Heb. 5:7).

Jesús sufrió una clase de agonía que ningún ser humano jamás padecerá, porque él cargó con todos los pecados del mundo: todas las tristezas, todas las angustias. “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores […]. Herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isa. 53:4, 5).

¿Hoy te sientes triste? Escucha nuevamente lo que le dijo el ángel a Daniel: “No te entristezcas, el Cielo vela tus lágrimas; tú eres de gran estima para el Señor. Ponte de pie y sigue adelante, porque Dios escucha tu oración a causa de tu temor reverente”.

Oración: Jesús, gracias por agonizar por mí. Gracias por escucharme.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*