Viernes 15 de febrero 2019 | Devoción Matutina para Adolescentes 

Cruzando Canadá

 

Devoción matutina para Adolescentes 2019 - Pasaporte a la aventura

Devoción matutina para Adolescentes 2019 – Pasaporte a la aventura

 

Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. Génesis 2:15, NVI.

 

Cada verano de mi infancia mi padre se tomaba un mes de vacaciones y manejábamos desde la costa este de los Estados Unidos hasta la costa oeste, ida y vuelta. El trayecto de ida lo hacíamos siguiendo una ruta, y el de vuelta, lo hacíamos por un camino diferente. Un año mi papá decidió dirigirse hacia el norte hasta Quebec en Canadá, para desde allí dirigirnos al oeste. Nos encaminamos a Montreal y desde allí hacia el oeste por la Carretera Transcanadiense, que conecta las costas Atlántica y Pacífica.

Nuestra primera parada fue Ottawa, la capital de Canadá. Pronto nos dirigíamos al norte de los Grandes Lagos, hacia Thunder Bay, junto al Lago Superior. Continuamos hacia el oeste, salimos de Ontario y entramos a Manitoba y las planicies centrales, a Winnipeg. Las planicies continuaron a través de Saskatchewan y finalmente en Alberta, hacia Calgary. Cada vez que entrábamos en una nueva provincia, parábamos para tomar una foto del cartel que nos daba la bienvenida a esa provincia. En Calgary pudimos ver las Montañas Rocosas a lo lejos. Al poco tiempo estábamos completamente rodeados por una magnífica cordillera en cada dirección a la que volteábamos. Para entonces, la autopista por la que habíamos viajado cientos de kilómetros se había convertido en una carretera de dos carriles, serpenteando por las montañas. Pronto dejamos atrás las Montañas Rocosas y llegamos a la Columbia Británica, cerca del final de la Carretera Transcanadiense. Delante de nosotros, la última ciudad antes de volver a entrar en los Estados Unidos era Vancouver. Nuestro viaje nos llevó por casi 5.000 kilómetros [3.000 millas) atravesando el país, y en el camino asimilamos la belleza y majestuosidad del paisaje que nos rodeaba. ¡Canadá es un país espectacular!

Vivas donde vivas, estás rodeado de naturaleza. Desde el comienzo, Dios nos puso a cargo de la naturaleza. Nos ha pedido que la trabajemos y la protejamos. ¡Hagamos nuestra parte para proteger el planeta que Dios nos ha pedido que administremos!

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

PASAPORTE A LA AVENTURA

Rich Aguilera

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*