Viernes 11 de diciembre 2020

Devoción Matutina para Jóvenes

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020 – Persigue tus sueños – Portada libro

Hudson Taylor

Pues fui yo, el Señor tu Dios, quien te rescató de la tierra de Egipto. Abre bien tu boca, y la llenaré de cosas buenas. Salmo 81:10.

-¿Qué vamos a hacer? -se lamentaba la Sra. Jones-. No tenemos comida en casa, y hoy vendrán a cenar algunos Invitados.

-Lo único que tengo es un peso chino -suspiró el señor Jones-. Tendremos que seguir confiando en que el Señor suplirá nuestras necesidades.

-Pero ¿no puedes hacer nada?

-Querida, Hudson y yo hemos estado haciendo algo. Hemos estado orando al respecto toda la mañana.

-Tal vez haya algo en casa que podamos vender -sugirió Hudson Taylor, que vivía con la familia Jones.

Después de buscar por toda la casa, decidieron vender un reloj de pared. El Sr. Jones y el Sr. Taylor lo llevaron a un vendedor de relojes, quien les dijo:

-Lo guardaré una semana. Si al término de ella todavía funciona, les daré el dinero.

-Oh, no -dijo el Sr. Taylor, recuperando su reloj-. Necesitamos hoy el dinero.

Al volver a casa buscaron otra cosa que vender y escogieron la estufa de hierro. Tal vez la podrían vender en la fundidora, al otro lado del río. Con esto en mente, la subieron a una carretilla y la llevaron al río, donde buscaron un bote.

-Les costará dos pesos -dijo el dueño del bote.

-¡Pero solo tenemos uno! -explicó el Sr. Jones.

No había más alternativa que llevar la carretilla y la estufa de vuelta a casa. Ya era la hora de la comida, y aún no había nada para comer. Buscaron en la alacena vacía, hasta que descubrieron una lata con un poco de chocolate. Lo mezclaron con agua caliente, y eso fue su almuerzo.

Solo faltan cuatro horas para que lleguen las visitas -dijo el Sr. Taylor-. Lo único que nos queda es orar. Dios conoce bien nuestra necesidad. Nos ha dicho que pidamos y recibiremos.

Los tres misioneros cayeron de rodillas nuevamente y rogaron a Dios que cumpliera su promesa -que encontramos en el texto de hoy. Mientras aún oraban, escucharon un llamado en la puerta. Era el cartero que traía la correspondencia, entre la cual venía una carta de Londres que había sido enviada hacía dos meses. Contenía un giro bancario. Los dos misioneros lo cambiaron y pasaron por el mercado para comprar lo necesario para la cena. ¡Dios no los había olvidado!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

PERSIGUE TUS SUEÑOS Más allá de los obstáculos

Dorothy E. Watts

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*