Sábado 7 de noviembre 2020

Devoción Matutina para Adultos 2020

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020 – Buena medicina es el corazón alegre – Portada libro

Sueño de paz

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

 ‘‘En paz me acostaré y asimismo dormiré, porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado” (Salmo 4:8).

El cuarto síntoma de la depresión es el insomnio, aunque en algunos casos se manifiesta a través de sueño excesivo. Los Salmos describen en diversos lugares el dolor psíquico que se acentúa en las horas nocturnas con tristeza y ausencia de sueño, como ocurre en las personas que sufren depresión. Nos dice el salmista: “Me he consumido a fuerza de gemir; de llanto inundo mi lecho todas las noches, riego mi cama con mis lágrimas. Mis ojos están gastados de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores” (Sal. 6:6, 7).

Si bien es cierto que padecer insomnio no significa sufrir depresión, las alteraciones del sueño están siempre presentes en el cuadro depresivo. No poder conciliar el sueño o despertar sin poder volverse a dormir resulta desesperante ante la perspectiva de malestar para el día siguiente. Por otra parte, este problema está en alza debido al aumento del estrés como consecuencia del desempleo, los problemas familiares, la inseguridad, las complicaciones de salud, entre otras causas.

Hay insomnios de origen orgánico, pero la mayoría tiene que ver con las preocupaciones, los temores o la culpa. Cuando la conciencia está en calma plena y cuando hay confianza en Dios solemos gozar de sueño profundo y reparador. Se cuenta que en uno de sus viajes pastorales por China, el obispo Bashford, de la Iglesia Episcopal, no pudo alojarse en la única hospedería del lugar debido a que estaba completa. Al no haber alternativa mejor, se dispuso a pasar la noche bajo unos árboles. Ya acomodado en el suelo y a punto de quedarse dormido, de repente, recordó las palabras de un huésped del hotel diciendo que había merodeadores por la zona. Aquella idea le impidió conciliar el sueño. Después de más de una hora en vela, comenzó a meditar en el versículo de hoy. Lo repitió varias veces y oró: “Señor, no tiene sentido que tú y yo nos quedemos despiertos toda la noche”. Y en unos minutos, el pastor dormía profundamente.

El ejemplo del sueño de Jesús es el más impresionante. Su paz mental unida al cansancio físico le permitieron dormir en una barca en medio de una tempestad; su sueño era lo suficientemente profundo como para que sus discípulos tuvieran que despertarlo (Mat. 8:24,25). Supone un fuerte ejercicio de fe dejar nuestras preocupaciones, temores y ansiedades en manos de Jesús. Pero si le entregamos todas esas cargas, podremos recibir su promesa: “Yo os haré descansar” (Mat. 11:28).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Julián Melgosa y Laura Fidanza

Lecturas devocionales para Adultos 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*