Sábado 23 de mayo 2020

Devoción Matutina para Jóvenes

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020 – Persigue tus sueños – Portada libro

Jesse Owens

Y el Rey dirá: “Les digo la verdad, cuando hicieron alguna de estas cosas al más insignificante de estos, mis hermanos, ¡me lo hicieron a mí!” Mateo 25:40.

En 1936, el dictador de la Alemania Nazi Adolfo Hitler hizo la siguiente declaración:

-Los Juegos Olímpicos demostrarán que los atletas germanos son los superhombres del mundo.

Cuando Jesse Owens, un joven negro proveniente del Estado de Alabama, demostró que la teoría de Hitler era errónea, el famoso dictador se enfureció.

-¡No lo saludaré con la mano! -dijo Hitler cuando se anunció al ganador. Cuando llegó el momento del salto en largo, fueron invalidados los primeros dos saltos de Jesse Owens. Le quedaba solo una oportunidad. Antes de regresar para efectuar el último salto, se arrodilló y dibujó una línea de partida propia, a unos treinta centímetros de la línea oficial. Había decidido que no permitiría que le anularan esta oportunidad. Cuando estableció un nuevo récord olímpico con un salto de 8 metros y 6,6 centímetros, el dictador, avergonzado, aún se negó a darle la mano y reconocer su proeza.

Cuando al día siguiente Owens ganó la carrera de 200 metros, Adolfo Hitler, turbado, escapó del estadio para no tener que saludar y felicitar a Jesse Owens.

Haciendo caso omiso del desplante del líder alemán, Jesse Owens se empeñó en ganar una cuarta medalla de oro como miembro del equipo de la carrera de relevos de 400 metros.

Cuando Jesse Owens regresó a Alemania en 1951, fue recibido con amabilidad por el alcalde de Berlín.

-Hace quince años Hitler no te quiso dar la mano -le dijo el alcalde ante un público de 75 mil personas-, pero ahora yo te doy mis dos manos. Habiendo dicho esto, le dio un fuerte abrazo.

¿Puedes imaginar cuán herido se habrá sentido Jesse cuando Hitler rehusó saludarlo por el simple hecho de ser negro? Es horrible ser rechazado. Uno se siente muy mal cuando no es tomado en cuenta. Duele en lo profundo del alma ser rechazado.

Me pregunto si Hitler habría actuado de modo diferente si hubiese comprendido que su manera de tratar a Jesse Owens fue registrada en los libros del cielo como si se lo hubiera hecho a Jesucristo mismo.

¿Rechazarías a Jesús? ¿Te negarías a trabajar o jugar con él? ¿Tratarías de mantenerlo fuera de tu alcance o de tu grupo de trabajo?

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

PERSIGUE TUS SUEÑOS Más allá de los obstáculos

Dorothy E. Watts

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*