Sábado 21 de julio 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración de consagración – 1

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud. Salmo 143:10.

Estas dos frases, “enséñame” y “tu espíritu me guía”, significan esencialmente lo mismo. La primera expresa el anhelo más profundo del corazón del salmista. La segunda es una figura retórica, una metáfora, de la primera frase. Una vida de obediencia a la voluntad de Dios se asemeja, en cierta medida, a esa “tierra de rectitud”, a esa llanura que se extiende hasta el horizonte.

La vida no es un camino recto. Está recortada por montañas rocosas; está llena de acantilados y abismos. Pero el camino de Dios es recto, llano, y cuando lo transitamos de su mano la vida se aliviana. Siempre se cosechan frutos en el camino que se recorre bajo la mirada divina.

La razón del anhelo del poeta se expresa en las palabras “porque tú eres mi Dios”. Su fe lo lleva a tener un vínculo personal con Dios, y siente que ese vínculo compromete a su Dios a enseñarle su voluntad. La frase que continúa es inspiradora: “Tu buen espíritu me guíe”. Tú tienes el derecho a reclamar el “buen Espíritu de Dios”; y por contrapartida tienes el deber de manifestarlo en tu vida. Tu relación con Dios no solo compromete al Creador a enseñarte su voluntad, sino también a compartir contigo su propia imagen y pureza. El salmista, que al principio de este mismo salmo expresa que había sido aplastado hasta el polvo por sus enemigos y los peligros de su vida, conoció las alturas sobre las alas de la fe. ¡Tú también puedes conocer esas alturas!

El cristianismo es la revelación de la verdad, pero aceptar esto no es suficiente. El cristianismo me libera del castigo del pecado, de la muerte, de la condenación y la culpa, pero el perdón es solo un medio para un fin. El cristianismo nos gratifica con dulces y benditas emociones, con una pasión profunda, que es la antesala del cielo, pero todo este sentir por sí solo no es cristianismo. Nuestra religión nos brinda perdón, misericordia y consuelo, pero se convierte en opio adormecedor si solo la usamos como un calmante o un refugio.

Todas las bendiciones espirituales que recibimos por fe tienen un propósito más elevado que hacernos sentir bien. Tienen el propósito de que ¡seamos justos con nuestro prójimo!

Oración: Señor, quiero andar en tus caminos.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*