Sábado 17 de noviembre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Revisión de salud espiritual

Jesús lo oyó y les dijo: “Los que están sanos no necesitan médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”»(Marcos 2: 17).

Una visita a la consulta del médico es una gran motivación para sentirse bien. En el momento en que entras en la sala de espera, te ves rodeado de personas tosiendo y estornudando que hacen que te preguntes si te irás peor de lo que has llegado. Cuando ya te has dado cuenta de por qué la llaman «sala de espera» (¿cómo pueden tardar tanto?) entras en la consulta, donde te acomodan sobre una camilla cubierta con un papel algo áspero y rígido para hacerte esperar un poquito más. Después de examinarte y hacerte toda clase de preguntas, el médico te da el mismo diagnóstico que te había dado tu madre el día anterior cuando insististe en que no era necesario ir al médico.

Dado que a nadie le divierte este tipo de excusiones médicas, no resulta sorprendente que la gente haga lo posible por evitar ir a la consulta; la rehuyen casi como si fuera la peste. Sin embargo, al igual que a veces es necesario acudir al médico para controlar nuestra salud física, de vez en cuando debemos examinar nuestra salud espiritual; necesitamos someternos tanto a chequeos físicos como espirituales. En el libro de 2 Corintios 13: 5 encontramos un versículo que dice: «Examínense ustedes mismos, para ver si están firmes en la fe».

Para hacer una revisión simple de tu estado de salud espiritual, responde y dedica un tiempo a pensar en preguntas de este tipo: ¿Me siento cerca de Dios? ¿Siento su amor y cómo guía mi vida? Si el diagnóstico es negativo, necesitarás más «medicina» de oración, servicio y estudio de la Biblia. No te desanimes, el Señor puede curar tu enfermedad espiritual.

 

Ponlo en práctica: Dedica hoy diez minutos a hacerte una revisión espiritual. Para diagnosticar los problemas, hazte preguntas como esta: ¿Deseo sentirme más cerca de Dios? ¿Trato a los demás con amor? ¿Siento el amor del Señor y cómo guía mi vida?

 

Ponlo en oración: Si la revisión te hace ver que es hora de darle un impulso a tu salud espiritual, duplica el tiempo de oración. Escribe tus oraciones anotando tus deseos, tus luchas, tus miedos y tus peticiones.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

¿Y ENTONCES…?

Heather Quintana

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*