Sábado 13 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Sin lugar a dudas

«No seas incrédulo; ¡cree!» (Juan 20: 27).

Por naturaleza, soy un poco escéptica. Cuándo oigo a alguien contar una historia grandiosa, parte de mí se pregunta si será verdad. Alguien habla de un producto milagroso que puede hacernos más delgados y saludables, y soy la primera en decir que no funciona. Odio admitirlo, pero supongo que hoy es mi día, pues se celebra el Día Internacional del Escepticismo.
Este día poco conocido se celebra los 13 de octubre en honor a todos los escépticos del mundo. Y en este día, ¿cómo no hablar de Tomás, el incrédulo más célebre de todos los tiempos?
Después de su resurrección, Jesús se apareció a un grupo de discípulos. ¡Imagínate lo emocionados y contentos que se deben de haber sentido! Sin embargo, debido a la hora o a alguna intervención providencial, Tomás no estaba allí. Por supuesto, pronto se enteró de lo ocurrido. En el momento que los otros discípulos lo vieron, saltaron de emoción a su alrededor diciéndole que habían visto a Jesús.
Tomás debió de haber pensado que todos eran unos mentirosos o estaban confundidos, pues no les creyó. «Tomás les contestó: “Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo podré creer”» (Juan 20: 25). Según la Biblia, parece que Tomás dudó durante varios días, pues pasó una semana entera hasta que Jesús apareció estando él presente.
Cuando Jesús vio a Tomás, le dijo: «Mira mis manos y mi costado, y mete tus dedos en las heridas. V en vez de dudar, debes creer» (versículo 27, TLA). Solo entonces Tomás aceptó la realidad de la resurrección de Jesús.
Jesús respondió: «¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!» (versículo 29). Cuando dijo eso, Cristo seguramente estaba pensando en todos los escépticos que vendrían después de Tomás. Por eso prometió que si creemos y tenemos fe, no seremos decepcionados. Así que hoy, en el Día Internacional del Escepticismo, atesora las palabras de Jesús en tu corazón: «¡En vez de dudar, debes creer!».

Ponlo en práctica: ¿Eres también un poco escéptico? ¿Qué puedes hacer para fortalecer tu fe y disminuir las dudas? Lee Mateo 21:21 y Marcos 11: 23. ¿Cuál crees que es el mensaje de Dios para ti en estos versículos?

Ponlo en oración: Pídele a Dios que te ayude a creer y a no tener dudas de lo que la Biblia dice acerca de él.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*