Notas de Elena | Jueves 31 de octubre del 2019 | El ejemplo de Nehemías | Escuela Sabática

Jueves 31 de octubre: El ejemplo de Nehemías
Mientras los ojos de cada obrero se dirigían con frecuencia a Nehemías, listos para prestar atención a la más leve señal, esos ojos y corazones se elevaban también a Dios, el gran Director de toda la obra, Aquel que había puesto en el corazón de su siervo el deseo de edificar. Y a medida que se fortalecían la fe y el valor en su propio corazón, Nehemías exclamaba, y sus palabras, repetidas una y otra vez, conmovían los corazones de los obreros a lo largo de toda la línea: “El Dios de los cielos, él nos prosperará”.
Nehemías y sus compañeros no rehuyeron el trabajo duro, ni se excusaron del servicio penoso. Ni de noche ni de día, ni aun durante el breve tiempo usado para dormir, se quitaban la ropa, o aun colocaban a un lado su armadura. “Y ni yo, ni mis hermanos, ni mis mozos, ni la gente de guardia que me seguía (Servicio cristiano, pp. 219, 220).
No hay nada que debilite la fortaleza de la iglesia como el orgullo y la pasión… Cristo nos ha dado un ejemplo de amor y humildad, y ha ordenado a sus seguidores que se amen mutuamente corno él los ha amado. Con humildad, debemos estimar a otros superiores a nosotros. Debernos ser severos con nuestros propios defectos de carácter, prontos para discernir nuestros errores y equivocaciones, y tener menos en cuenta las faltas ajenas que las nuestras. Debemos sentir un interés especial en considerar las cosas ajenas, no para codiciarlas, no para encontrar faltas en ellas, no para hacer comentarios en cuanto a ellas y presentarlas en una luz dudosa, sino para hacer estricta justicia en todas las cosas a nuestros hermanos y a todos con quienes nos tratamos. Ofende a Dios el espíritu de hacer planes para nuestro interés egoísta, con el fin de obtener alguna ganancia, o para mostrar superioridad o rivalidad. El Espíritu de Cristo guiará a sus seguidores para que se preocupen, no solo por su éxito o ventajas, sino por tener también interés en el éxito y ventajas de sus hermanos. Esto será amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (A fin de conocerle, p. 176).
Éramos todos deudores de la justicia divina; pero nada teníamos con qué pagar la deuda. Entonces el Hijo de Dios se compadeció de nosotros y pagó el precio de nuestra redención. Se hizo pobre para que por su pobreza fuésemos enriquecidos. Mediante actos de generosidad hacia los pobres, podemos demostrar la sinceridad de nuestra gratitud por la misericordia que se nos manifestó. “Hagamos bien a todos — recomienda el apóstol Pablo—, y mayormente a los domésticos de la fe”. Y sus palabras concuerdan con las del Salvador: “Siempre tendréis los pobres con vosotros, y cuando quisiereis les podréis hacer bien”. “Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esta es la ley y los profe-tas”. Gálatas 6:10; Marcos 14:7; Mateo 7:12 (Profetas y reyes, p. 482).
Viernes 1 de noviembre: Para estudiar y meditar
Profetas y reyes, “Reproches contra la extorsión”, pp. 477-482.
Reflejemos a Jesús, “Cristo dirá a los misericordiosos: ‘bien hecho'”, p. 219.
=============================
NOTAS DE ELENA G. DE WHITE
Lecciones de Escuela Sabática para Adultos
Lección 5: Para el 2 de noviembre de 2019
SE VIOLA EL ESPÍRITU DE LA LEY
Cuarto Trimestre 2019 – Octubre – Diciembre 2019
Esdras y Nehemías
Narración: Maira Fermin

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*