Miércoles 26 de agosto 2020

Devoción Matutina para Adultos 2020

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020 – Buena medicina es el corazón alegre – Portada libro

La compulsión

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago” (Romanos 7:19).

La compulsión es una constante en las adicciones. Los pensamientos obsesivos tienden a ser seguidos de la compulsión. Las compulsiones son conductas repetitivas que la persona se siente impulsada a realizar y realiza: el bebedor bebe una y otra vez, el jugador juega y vuelve a jugar. Una conversación con cualquier persona adicta, ya sea a una sustancia química o a una conducta, se expresará de manera similar: “Es algo irreprimible”; “Me es imposible decir que no”; “No puedo controlarme”; “No puedo detenerme”.

Leyendo el capítulo 7 de Romanos, podemos ver algo parecido en el testimonio de Pablo: hay dos fuerzas en su ser. El versículo de hoy no se refiere particularmente a las adicciones, sino a la situación de Pablo que es extensible a todo el género humano. El apóstol Pablo es valiente en ponerse como ejemplo, no de perfección, sino de pecado. Tan solo en este capítulo, revela su codicia (vers. 8), reconoce que el pecado lo engañó y lo mató (vers. 11), dice de si que es carnal y vendido al pecado (vers. 14), admite que en su carne no habita el bien (vers. 18) y declara que la ley del pecado está en sus miembros (vers. 23). Confesiones públicas de este tipo no son frecuentes pero la verdad es que, hablemos o no de ello, todos batallamos con el pecado.

Siempre recordaré (J) una conversación que tuve con el profesor que me enseñó a conducir. Cuando le pregunté sobre la velocidad adecuada para circular por ciudades v carreteras, me dio diversas normas y explicaciones según el código vigente, pero concluyó diciendo:

—Lo más importante de todo es llevar la velocidad que permita que tú manejes el coche y no que el coche te maneje a ti.

Esta sentencia puede aplicarse al arte de dirigir nuestra propia vida y sus inclinaciones. ¿Soy yo quien tiene el control de mi existencia o estoy a merced de hábitos, obsesiones y compulsiones que limitan mi libertad? Cuando estamos bajo la dirección de las fuerzas del mal, acabaremos expresando el mismo sentimiento que el apóstol Pablo: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Rom. 7:24).

Pero en última instancia, tenemos la salida en Jesús. El hará que ese vehículo nuestro, nuestro ser completo, pueda estar sometido a la dirección divina y finalmente digamos también con Pablo: “¡Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro!” (vers. 25).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Julián Melgosa y Laura Fidanza

Lecturas devocionales para Adultos 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*