Miércoles 23 de septiembre 2020

Devoción Matutina para Jóvenes

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020 – Persigue tus sueños – Portada libro

Francisco David Nichol

Y salvaré a tus hijos. Isaías 49:25.

-¡Francisco, Francisco, debes tener cuidado! -le advirtió Mary Nichol a su hijito por enésima vez-. No te puedo vigilar todo el tiempo. Debes aprender a cuidarte tú mismo.

-Sí, mamá -respondió el muchachito, lleno de energías.

-Ahora, prométeme mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar. ¿Te gustaría que te atropellara una yunta de caballos?

-¡No, mamá! -dijo el chico, con los ojos abiertos y atemorizado-. Te prometo mirar a los dos lados antes de cruzar la calle.

Pero los chiquillos se olvidan, y Francisco Nichol no era la excepción. Bajó a la calle sin siquiera mirar a ningún lado.

-¡Cuidado! -gritó alguien cuando vio venir dos parejas de caballos a todo galope tirando un carruaje por la calle.

El pequeño Francisco levantó la vista, para encontrarse frente a frente con los caballos que se dirigían hacia él. Estaba tan aterrado, que ni siquiera optó por moverse o gritar.

-¡Oh, no! -gritó una mujer, cubriéndose el rostro- Seguramente morirá el pequeñuelo.

-¡Soo! ¡Soo! -gritó el cochero mientras tiraba fuertemente de las riendas.

Cuando se detuvieron, los caballos estaban tan cerca que se podía sentir el calor de su aliento.

-¡Niño estúpido! -lo reprendió el hombre enojado- ¿Qué tratas de hacer? ¿Quieres morir, o qué?

Francisco se dio vuelta y corrió rápidamente a casa.

-Gracias, Señor, por enviar a tus ángeles a cuidar a mi hijo -oró la Sra. Nichol.

Francisco decidió no dar tanto trabajo a sus ángeles en adelante.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que tuvieron que rescatarlo de la muerte una vez más. Estaba parado en el riel que pasaba por encima del cerco del vecino, dándole pasto a la vaca, cuando perdió el equilibrio y cayó en uno de los cuernos del animal. Lo llevaron de emergencia al hospital. El médico les informó que Francisco había tenido suerte de salir con vida. Dos centímetros más y hubiera muerto.

-Gracias, Señor, por salvar a mi hijo -oró nuevamente la Sra. Nichol.

Su hijo creció, y sirvió durante 39 años a la Revista Adventista en inglés, en calidad de redactor, y más tarde fue su director.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

PERSIGUE TUS SUEÑOS Más allá de los obstáculos

Dorothy E. Watts

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*