Miércoles 19 de septiembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Libre albedrío

«Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón». Jeremías 29: 13, NVI

La vida consiste en tomar decisiones y en aceptar los resultados de ellas. Aunque no elegimos nacer o morir, sí elegimos cómo vivir: qué comemos, con quién casarnos, qué carrera estudiar, quiénes serán nuestros amigos, en qué lugar vivir, etcétera. Dios facultó al hombre con el poder de decidir. Si actuamos mal o bien es nuestra decisión. Con todo, somos débiles moralmente, esclavos de la duda y estamos dominados por nuestros hábitos. Nuestras resoluciones son tan frágiles como telarañas. No somos capaces de gobernar nuestros pensamientos, impulsos y sentimientos, a menos que Dios intervenga en nuestra vida. Para nuestro consuelo, él afirma que si lo buscamos de todo corazón, podremos hallarlo.
Al respecto, Elena G. de White afirma: «Lo que necesitas es tomar conciencia del verdadero poder de la voluntad. Este es el poder gobernante en la naturaleza del ser humano, la facultad de decidir o elegir. Todo depende de la correcta acción de la voluntad. Dios nos dio a los seres humanos la capacidad de elegir; así que nos toca ejercerla. Tú no puedes cambiar tu corazón, ni entregar por ti mismo tus afectos a Dios, pero puedes elegir servirle. Puedes entregarle tu voluntad para que él produzca en ti tanto “el querer como el hacer, por su buena voluntad”» (El camino a Cristo, cap. 5, p. 72).
Un hombre sabio que vivía en una montaña, tenía la reputación de contestar correctamente cualquier pregunta. Un joven escéptico, al enterarse, pensó: «Iré a verlo, y le haré una pregunta que no podrá contestar correctamente. Tendré oculto en la mano un pajarillo. Le preguntaré si lo que tengo en la mano está vivo o está muerto. Si dice que está muerto, abriré la mano para que el pajarillo vuele. Si dice que está vivo, apretaré la mano y el pajarillo caerá muerto. En ambos casos se habrá equivocado en su respuesta». Acompañado por un grupo de incrédulos, se dirigió a la choza del anciano y le hizo la pregunta. El hombre se quedó pensando un momento, y luego contestó: «Hijo, eso depende de ti».
Como el joven del relato, nuestro destino también está en nuestras manos. El Señor nos dice: «Yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal, porque yo te mando hoy que ames a Jehová, tu Dios, que andes en sus caminos y guardes sus mandamientos […], para que vivas y seas multiplicado, y Jehová […] te bendiga en la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión. Pero si tu corazón se aparta […] pereceréis» (Deuteronomio 30: 15-18).
Ante esta gran responsabilidad que todos tenemos, ¿qué decisiones tomaremos durante el día?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*