Miércoles 19 de junio 2019 | Devoción Matutina para Adultos 

Multiplicación de talentos

Devoción matutina para Adultos 2019 - Nuestra Esperanza

Devoción matutina para Adultos 2019 – Nuestra Esperanza

Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos» (Mateo 25:19).

 

La parábola de los talentos se presenta en el contexto de Mateo 24 y 25. Esos capítulos revelan el escenario que antecederá al regreso de Jesús. Algunos aplican esa parábola al uso de los dones, otros al dinero: pero tiene que ver, esencialmente, con un negocio encomendado a un grupo de siervos.

El señor le entregó cinco talentos a uno, dos a otro y solo uno al último. Le dio “a cada uno conforme a su capacidad” (Mat. 25:15). Al final les dio una bendición especial a los que multiplicaron los talentos y una dura maldición al que solo retuvo lo que recibió.

Este mensaje está relacionado con el cumplimiento de la misión en los eventos finales. El contexto en el que ocurre apunta a nuestra esperanza futura. Para reafirmar eso, Cristo usa la expresión «vino el señor”. Esa referencia indirecta a su regreso a la Tierra apunta a posturas distintas en relación con la predicación del evangelio, que se manifestarán en la iglesia antes del regreso de Jesús.

Jesús nos entregó el negocio de la multiplicación de personas para su reino. Es nuestro deber participar de esta obra, y la omisión no es una opción para los mayordomos del Señor. Para multiplicar a la iglesia, necesitamos que el poder del Espíritu Santo nos mantenga concentrados en la misión, apasionados por ella y comprometidos con la parte que nos corresponde. Nuestro llamado no es a retener, sino a multiplicar a la iglesia del Señor.

Tenemos entre nosotros a aquellos que multiplican y a aquellos que solo retienen. Aquellos que representan al siervo negligente no se involucran, no viven ni cumplen la misión. Hay otros que intentan hacer eso, pero a través de un celo equivocado. En iglesias con personas así, no hay multiplicación, sino división.

La multiplicación es un proceso sencillo. Cada uno hace su parte y el resultado aparece. Si cada adventista llevara aunque sea a una sola persona al bautismo cada año, en nueve años podríamos bautizar a todos los habitantes de los países que componen la División Sudamericana. ¿No sería maravilloso?

Elena de White nos dice: “Hemos de proceder de acuerdo con el plan de la suma, y el Señor procederá de acuerdo con el plan de la multiplicación» (Mensajes selectos, 1.1, p. 456).

Haz tu parte, y Dios multiplicará el número de los salvos.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*