Miércoles 18 de octubre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Cuida tu lenguaje

“La gente se reunió al oír aquel ruido, y no sabía qué pensar, porque cada uno oía a los creyentes hablar en su propia lengua” (Hechos 2:6).

Cuando estaba en la universidad, uno de mis trabajos fue en la recepción de la residencia de varones. Era un trabajo fácil. Por lo general, recibía cuatro llamadas breves en un turno de cuatro horas, y el resto del tiempo hacía las tareas o charlaba con amigos. Pero, una noche, respondí la llamada de una persona en apuros. El teléfono sonó y contesté: -Prescott Hall. ¿En qué puedo ayudarle?

—¿Sergey?

-Lo siento -respondí- no he entendido, ¿es un alumno?

-¿Sergey?

Era obvio que la mujer no hablaba mi idioma. Había muy pocos Sergey en la universidad y yo conocía a la mayoría, así que mediante un proceso de eliminación lo encontré y traté de transferirle la llamada. Habría estado bien que Sergey no tuviera la línea ocupada. Me vi obligado a intentar explicar a la mujer, que imaginé que era su madre, que Sergey estaba comunicando y que tendría que volver a telefonear más tarde, pero ella me respondió con un grito: “¡¡Sergey!!”

Solo me quedaba una opción: transferir la llamada a la residencia de las chicas para que se encargaran de resolver la situación. No pasó mucho tiempo hasta que aquella pobre mujer volviera a telefonear preguntando otra vez por Sergey. Gracias a Dios, tengo un amigo ruso que entró justo en ese momento y le pasé rápidamente el teléfono. Explicó la situación y el problema se resolvió. ¿Y qué había pasado conmigo? ¿Le había dicho algo malo a aquella mujer? No, simplemente, no hablaba su idioma.

Uno de los sucesos más sorprendentes que se narran en Hechos es el Pentecostés. Dios derramó su Espíritu Santo sobre su pueblo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, de modo que todo el mundo escuchaba el evangelio en su propio idioma. A veces pensamos que solo hay una manera de comunicar el evangelio, pero ¡no es cierto! Dios nos habla de muchas formas. Los adultos a veces olvidan esto cuando intentan conectar con los jóvenes de la iglesia, o cuando ven que los jóvenes alaban de una manera que ellos no entienden. Es importante respetarse mutuamente y tratar de encontrar el mejor modode transmitir el amor de Dios de una manera que todos entendamos.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*