Martes 6  de noviembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración de confirmación – 1

Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Juan 11:41, 42.

¿Le temes a la muerte?

La serie de los milagros de nuestro Señor antes de la Pasión culmina majestuosamente con la resurrección de Lázaro. De Juan 11, donde está nuestra oración, brotan tres ideas luminosas: la empatia de Cristo con la condición humana (vers. 28-37), su serena y majestuosa conciencia del poder divino que lo habilita a devolver la vida a los muertos (vers. 38-44), y la revelación de Cristo como la propia Vida, que nos da vida por su Palabra (vers 25).

Juan dice que “se estremeció en espíritu y se conmovió” (vers. 33). Cristo se hermana con la humanidad: “Jesús lloró” (vers. 35). Jamás un texto tan breve tuvo un impacto tan grande y perdurable en el espíritu de la humanidad. La naturaleza de la emoción de Cristo, que se destila en lágrimas y gemidos, no es solo expresión de dolor y simpatía. Es algo más profundo. Unos versos más adelante se nos dice que “Jesús todavía estaba enojado cuando llegó a la tumba” (vers. 38, NTV). ¿Por qué estaba santamente indignado? No podemos imaginar la visión que se elevó ante él de esa procesión espectral de siglos y milenios de dolor a causa de la muerte, producida por el pecado. Vio, en el caso particular de Lázaro, el destino de todo el género humano. Vio el océano en la gota. Surgió ante él la realidad de la desolación del hombre por el pecado, y el pensamiento de que toda esta miseria, pérdida, dolor, separación y muerte era una contradicción al propósito divino. Por eso Jesús lloró, y la naturaleza de su dolor tuvo la forma de su divinidad.

Cristo se compadece de los seres humanos, y nos concede esperanza. Su serena conciencia de poder resucitar a los muertos se expresa en su oración: agradece al Padre antes de operar el milagro. Su voluntad y su poder coincidían absolutamente con los del Padre.

Jesús está a tu lado en tu hora más oscura (Heb. 4:15). Su Palabra es más poderosa que la causa de tu dolor y aun de la misma muerte.

Oración: Señor, anclo mi vida en el poder de Jesús.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*