Martes 25 de Septiembre 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | La mejor forma de aprender

“El sabio de corazón habla con prudencia,y a sus labios añade sabiduría” (Proverbios 16:23).

Raúl Rojas nació en 1955 en la Ciudad de México. Desde pequeño se interesó por el estudio de la ciencia. Se formó en el área de matemáticas del Instituto Politécnico Nacional en la capital mexicana. Posteriormente, obtuvo sendos doctorados en Economía e Informática por la Universidad Libre de Berlín (Alemania). Su brillante carrera le permitió ser miembro de la Academia de las Ciencias de México y obtener la medalla de oro para las Ciencias de la Ciudad de México. Además, Rojas fue galardonado con diversos premios internacionales, incluyendo el European Software Award o el premio Wolfgang von Kempelen en Historia de la Informática. En 2007, el catedrático mostró en la capital alemana el famoso Espíritu de Berlín, un automóvil autónomo dirigido completamente por ordenadores. El Mini-Van, equipado de cámaras y sensores, podía avanzar autónomamente o adaptarse para una conducción convencional con solo pulsar un botón. Rojas no tardó mucho en diseñar un nuevo método: conducir el vehículo a través de un iPhone. “En veinte años”, afirma el académico, “tendremos un sistema operativo que podrá convertir al auto en una plataforma autónoma. En el futuro los automóviles serán taxis inteligentes que circularán por las calles sin un chofer” (El País, 29 de noviembre de 2014).
El 23 de marzo de 2015 Raúl Rojas fue condecorado por la Unión de Universidades de Alemania como el profesor universitario del año. De acuerdo con dicha institución. Rojas no solo es brillante en la investigación científica, sino en la enseñanza de la misma. El trabajo de este hombre ha inspirado a muchos de sus estudiantes en el desarrollo de las ciencias. El profesor asegura que su filosofía ha sido siempre que los estudiantes aprenden más trabajando en equipo. Los estudiantes aprenden de otros estudiantes y el profesor es una especie de catalizador.
La enseñanza es uno de los grandes métodos del aprendizaje. Sí, si quieres aprender muy bien algo, entonces debes enseñarlo a otra persona. Transmitir lo que sabes te permite continuar el ciclo del conocimiento: comprender-ex-plicar-enseñar-aplicar. Por eso, los grandes sabios son brillantes maestros. No basta con entender un curso y demostrarlo aprobando un examen. Si quieres aprender más, tienes que lograr que otros entiendan lo que sabes, para después aplicar los conocimientos a la vida práctica.
Tú también puedes ser un gran receptor y transmisor del conocimiento en las manos de Dios. Pídele hoy que te ayude a esforzarte más en la forma en la que te acercas al mundo del saber.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
¡RENUÉVATE!
Alejandro Medina Villarreal
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*