Martes 25 de abril 2017 | Devoción Matutina Adolescentes | Una familia ruidosa y apestosa

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“Van a quedar sometidos a él, y se darán cuenta de la diferencia que hay entre servirme a mí y servir a los reyes de otras naciones” (2 Crónicas 12:8).

“Caótica”. Esa fue la palabra que utilizó mi profesora para describir a mi familia después de una visita que nos hizo. Y creo que el adjetivo encajaba a la perfección. Mi familia era ruidosa y teníamos un desorden total. Para empezar, éramos demasiados. Yo tenía una gran lista de quejas sobre mi familia: tenía que compartir el baño con dos hermanos apestosos que siempre dejaban la tapa del Inodoro levantada. Devoraban la comida rica en cuanto mi madre la ponía en la heladera y veían televisión a todo volumen. Mi hermana nunca quería hacer nada divertido, era una aburrida total; mi padre llevaba siempre pantalones pasados de moda cuando iba a buscarme a la escuela, y mi madre les decía a mis amigos que yo tenía unas orejas tan grandes que se me veían por fuera del cabello (gracias, mamá). Yo quería librarme de mi familia, hasta que tuve la mía propia.

Mi esposo también deja la tapa del inodoro levantada y mis dos hijos no saben ni usar el inodoro. Greg no lleva pantalones pasados de moda, pero tiene unas camisetas horripilantes que trata como si fueran preciosas. Además, nadie llena nuestra heladera de comida: lo hago yo, o simplemente no comemos. Tampoco nadie me busca a la salida del trabajo: tengo que ir yo misma manejando a todas partes. Tengo que limpiar la casa, llevar las cuentas y… básicamente, tengo que hacer todo. Ahora me doy cuenta de que la vida con mis padres y mis hermanos no era tan mala; solo que, por ese entonces, no me daba cuenta y no supe valorarla.

No siempre nos damos cuenta de lo bueno que tenemos hasta que lo perdemos. Dios sabe esto, y lo afirmó cuando permitió que Sisa, el rey de Egipto, atacara Jerusalén. El pueblo tuvo que someterse a Sisa, y Dios dijo que, por fin, podrían darse cuenta de la diferencia que hay entre servirlo a él y servir a otras naciones. Y efectivamente, los israelitas se dieron cuenta de la diferencia. Entendieron que servir a Dios es mucho mejor, solo que antes no habían sabido valorarlo. A veces creemos que la vida sería mejor sin Dios, sin tantas reglas estrictas, tantas prohibiciones y tantas expectativas por parte de los demás. Pero quienes han intentando vivir la vida sin Dios te pueden decir que todos los mandamientos son para nuestro bien y nos ayudan’a vivir mejor. Servir al Señor es, en realidad, la mejor manera de vivir. No intentes descubrirlo de la forma más dura; elige ahora, mientras aún eres joven, lo que más te conviene: Jesús. MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN                   

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*