Martes 24  de noviembre 2020

Devoción Matutina para Damas 2020

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020 – Un día a la vez 2 – Portada libro

Quítame las ranas

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“El faraón mandó llamar a Moisés y Aarón, y les dijo: ‘Pídanle al Señor que nos quite las ranas a mí y a mi gente (Éxo. 8:8).

 

Iberio decía ser cristiano, a pesar de que nunca quiso abandonar su doble vida. La única manera en la que sabía llenar los vacíos de su corazón era saliendo con varias mujeres a la vez. No podía ser fiel a una. Desde adolescente había sido un mujeriego y no hacía ningún intento por superarlo. Su última visita a la iglesia había finalizado con él dando voces, blasfemando contra Dios y contra todo, y yéndose para no volver. En varias ocasiones lo llamamos, pero sus respuestas eran siempre palabras de amargura. No hemos dejado de orar por un milagro en la vida de Alberto, pero solo el mismo Alberto puede liberarse de sus “ranas” si se lo pide a Dios en oración.

Uso aquí la palabra “ranas” porque, según la Biblia, las ranas representan el espíritu de impureza (ver Apoc. 16:13), y la impureza sexual era la que estaba haciendo daño a Alberto. Y me llama la atención que, incluso el faraón de Egipto, fue capaz de entender que ciertos problemas solo desaparecen con oración a Dios. Recordemos brevemente la historia.

Los egipcios se levantaron una mañana a tomar agua pero, entre sus manos, lo que se deslizó fue sangre. Dios había contaminado su fuente de vida: el Nilo. Sin embargo, el faraón no suavizó su corazón. Por eso, siete días después, Dios envió otra plaga sobre Egipto: ranas. Había ranas por todas partes. Esto era un choque no solo físico sino también cultural, pues las ranas eran como dioses para los egipcios. De hecho, algunas figuras de la deidad se representaban con una cabeza de rana. Cuando “el faraón mandó llamar a Moisés y Aarón, les dijo: ‘Pídanle al Señor que nos quite las ranas a mí y a mi gente, y dejaré que tu gente vaya a ofrecer sacrificios al Señor’. Moisés le contestó al faraón: ‘Dime cuándo quieres que yo le pida por ti, por tus funcionarios y por tu gente, para que las ranas se alejen de ti y de tu palacio, y se queden solo en el río’. ‘Mañana mismo’, dijo el faraón. Y Moisés contestó: ‘Así se hará, para que sepas que no hay nadie como el Señor nuestro Dios'” (Éxo. 8:8-10).

Si un rey pagano es capaz de ver que, para deshacerse de ciertas impurezas hay que orar a Dios, cuánto más debiéramos comprenderlo nosotras.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020

UN DÍA A LA VEZ

Patricia Muñoz Bertozzi

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*