Martes 16 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | El cuidado de la salud revela el carácter

“El hombre de bien se hace bien a sí mismo; el hombre cruel a sí mismo se hace daño” (Proverbios 11:17).

Hace varios años hablé con un hombre que había sufrido un accidente que lo había dejado parapléjico. En su deseo de volver a caminar, estaba dispuesto a correr todo tipo de riesgos a través de diversos tratamientos médicos. Un día le comenté a mi esposa: “El problema no es que vuelva a caminar, sino para qué quiere volver a caminar”. En otras palabras, ¿qué queremos hacer con la salud y la vida que Dios nos ha dado?
¿Por qué es importante cuidar la salud? ¿Acaso es un asunto irrelevante en tu vida? En realidad, el cuerpo es un recinto sagrado (1 Corintios 6:19). Es la morada del Espíritu Santo. Un templo es un lugar de adoración. Por lo tanto, es necesario abstenernos de contaminar un espacio sagrado con una alimentación deficiente, abusos, excesos y malos hábitos, así como sustancias psicoactivas que lo destruyen, entre otras. Más bien, el cuerpo humano ha de ser un medio para adorar a Dios. Cualquier actividad realizada por el cuerpo humano debe incluir la adoración al Padre celestial. Eso no significa estar postrados de rodillas todo el día. No hay que olvidar que la adoración al Señor es un vínculo diario que conlleva honrarlo a través de las diferentes actividades cotidianas de la vida, como trabajar, cocinar, estudiar, etcétera.
Hoy se hace creer a la gente que para poder ser felices es necesario practicar algunos excesos, especialmente en cuestiones de salud. Supuestamente, son más dichosos aquellos que destruyen su propio cuerpo con su estilo de vida. Pero la Biblia dice que quien es fiel en lo poco, en lo mucho también será fiel (Lucas 16:10). Eso significa que la buena administración de un cuerpo terrenal revela un buen carácter para recibir un cuerpo celestial (1 Corintios 15:52-54). En realidad, la vida actual representa una especie de examen para saber qué intereses nos mueven. A través del uso de elementos como nuestro cuerpo, tiempo, talentos y dinero revelamos al Padre celestial la naturaleza de nuestro carácter.
¿Qué harás con la vida por la que Cristo murió? El paso fugaz por este mundo es para mostrarle al Señor el profundo amor y el firme deseo de servir a nuestros semejantes.
La Biblia dice: “El hombre de bien se hace bien a sí mismo; el hombre cruel a sí mismo se hace daño”. Cuidar tu salud revela que eres una buena persona. No lo olvides.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
¡RENUÉVATE!
Alejandro Medina Villarreal
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*