Lunes 24 de diciembre 2018 | Devoción Matutina Adultos 

Oración errada

Devoción matutina para adultos 2018 Las oraciones más poderosas de la biblia Ricardo Bentancur Lecturas devocionales para Adultos 2018

Devoción matutina para adultos 2018
Las oraciones más poderosas de la biblia
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. Santiago 4:2, 3.

¿Por qué Dios no responde nuestras oraciones?

Hace un mes visité a una hermana de la iglesia en el hospital. Había sido diagnosticada con cáncer. Con lágrimas en los ojos, el esposo me pidió que orara por ella. Me dijo que si Dios le dio quince años más de vida a Ezequías, podía darle quince años más de vida a su esposa. El quería que ella viera crecer a su nieto. Oré con él y con ella en el hospital, y luego en mi casa, y le pedí a Dios que le diera muchos años de vida. Pedí quince años. Pero Dios no le dio quince años, ni quince meses ni quince días. La hermana murió a los pocos días de mi visita.

¿Por qué Dios no respondió? ¿Acaso habíamos pedido algo equivocado? ¿Oramos sin fe?

A veces, la razón por la que no recibimos respuesta es porque pedimos mal (Sant. 4:3). Pedimos egoístamente, “para gastar en nuestros deleites”. Los creyentes a quienes iba dirigido el consejo del apóstol eran imperfectos, como nosotros. Nuestras deudas con Dios no se saldan con palabras, sino con una relación auténtica con Cristo. El contenido de lo que pedimos dependerá de esa relación. Si no recibimos, es porque no estamos en Cristo. Codiciamos, envidiamos, peleamos.

Pero este no fue el caso de nuestra hermana en la fe.

En el décimo capítulo del libro de Daniel se nos dice que el ángel demoró en llegar con la respuesta de Dios al profeta, porque “el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días” (Dan. 10:13). ¿A quién representa este príncipe? Es el mal, encarnado en el príncipe de este mundo. Somos actores secundarios de un conflicto cósmico espiritual entre el bien y el mal. Esa guerra, que también se libra en nuestro corazón, impide, por circunstancias que no podemos conocer, que lleguen las respuestas de Dios a nuestras oraciones. Pero el ángel le dijo a Daniel: “No temas. Eres muy amado” (vers. 11,12).

¡Dios aún no ha terminado su obra en ti! ¡En el cielo tendrás todas las respuestas!

Oración: Señor, ayúdame a confiar en ti siempre.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*