Lunes 22 de enero 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

Mercado negro

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018 UNA AÑO EN LA PALABRA Dwain Neilson Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
UNA AÑO EN LA PALABRA
Dwain Neilson
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Éxodo: 16-18

El Señor le dijo a Moisés: “Voy a hacer que les llueva pan del cielo.

El pueblo deberá salir todos los días a recoger su ración diaria” (Éxodo 16:4).

“Jóvenes del hogar Handy, por favor vengan y recojan sus meriendas”. Con esas palabras, se desataba un infierno en el hogar de varones de la academia adventista Pine Forge, en Los viejos tiempos cuando estudiaba allí.

Muchos chicos salían en estampida al área de la oficina frente a la recepción, empujándose unos a otros para conseguir un lugar en la fila. Difícilmente alguien se quedaba sin cena, pero eso no impedía que nos atropelláramos para conseguir un buen lugar. Cada viernes de tarde era ¡la corrida de toros!

¿Qué era aquello por lo que casi nos matábamos? Una bebida que la mayoría nos tomábamos de un sorbo, algo que pretendía parecerse a un sándwich, dos galletas de avena o chocolate, papas fritas, algo de lechuga, unas rebanadas de tomate y unos pocos condimentos. Nada fascinante ni extraordinario, ¡pero nunca jamás, y quiero decir nunca, NUNCA, era suficiente!

Lo que pasaba después de que la recibíamos era más loco todavía. A quienes no les gustaba el sándwich, lo cambiaban por un jugo o una galletita. Los que preferían eljugo se movían por ahí hasta tener suficiente para llenar una jarra. Los locos por las galletas merodeaban en los pasillos hasta obtener su dosis necesaria de azúcar.

Como lo veo ahora, no puedo dejar de preguntarme por qué actuábamos como si nunca más nos fueran a alimentar. Una buena explicación para nuestra conducta es que, probablemente, los muchachos somos unos glotones, pero creo que había algo más que eso. La verdad es que no creíamos que sobreviviríamos toda la noche con lo poquito que nos daban de cena (¡Los muchachos solemos ser insaciables con la comida!)

Probablemente así se sintieron los israelitas cuando Dios les envió maná, el pan del cielo. La comida era tan escasa en el desierto que se habrán espantado, algo así como los chicos cada viernes por la tarde en el hogar Handy. Nosotros sabíamos que volveríamos a comer, pero los israelitas habían vivido tanto tiempo en la esclavitud que no estaban seguros de que podían confiar en que Dios satisfaría sus necesidades día tras día. Sin embargo, el Señor hizo precisamente eso. Los alimentó a lo largo de su estadía en el desierto.

¿Algo te angustia? Confía en que Dios te cuidará, ¡hoy!

NO DEJES DE LEER

¿Durante cuánto tiempo alimentó Dios a los israelitas en el desierto? Examina Éxodo 16:35.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

UNA AÑO EN LA PALABRA

Dwain Neilson

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*