Lunes 20 de julio 2020

Devoción Matutina para Damas 2020

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020 – Un día a la vez 2 – Portada libro

Orar

UN DÍA A LA VEZ
Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

“No es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan” (Heb. 71:6).

Para orar al Padre, Jesús se retiraba a lugares donde no había nadie (ver Luc. 5:16). Moisés tuvo que huir al desierto para poder encontrarse con Dios de una manera íntima y personal (ver Éxo. 2:11-3:22). Daniel tenía el hábito de orar tres veces al día en su casa (ver Dan. 6:10). Pedro subía a la azotea para orar (ver Hech. 10:9). Vemos en la Biblia a una serie de personajes de fe que tenían un claro patrón de oración: se retiraban de lo mundano, de la contaminación del ruido y del trajín de la vida, para encontrarse con Dios a solas. Así oraban o, lo que es lo mismo, así entraban en comunión privada con Dios para alabarlo, darle gracias, pedirle algo o, sencillamente, aprender de él.
Nosotras haríamos bien en seguir este mismo patrón: alejarnos del mundanal ruido, a solas, irnos a un espacio privado y especial de nuestra casa en eL cual orar a Dios sin interrupciones ni desconcentración. Por ejemplo, podemos remodelar o adaptar un rinconcito con cojines, alfombras, ñores o literatura cristiana, donde encontrarnos cada día con Dios de una manera privada y especial. Eso sería un buen recurso para potenciar y mejorar nuestra vida de oración, y para dar un mensaje contundente a nuestros hijos.
Una vez en ese rincón especial, nuestra oración ha de estar basada en:
• Una relación equilibrada con Dios, en la que entendamos que él es un ser superior y nosotras sus criaturas que lo amamos y deseamos que dirija nuestros pasos.
• Una conversación de corazón, no de palabras vacías y rituales: “Al orar, no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios” (Mat. 6:7).
• Una fe firme, “porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan” (Heb. 11:6).
• Una disposición a perdonar a los demás y a aceptar el perdón de Dios: “Porque si ustedes perdonan a otros el mal que les han hecho, su Padre que está en el cielo los perdonará también a ustedes” (Mat. 6:14).
• Humildad: “Porque el que a sí mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido” (Luc. 18:14).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020
UN DÍA A LA VEZ
Patricia Muñoz Bertozzi
Lecturas Devocionales para Mujeres 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*