Lección 8 | Sábado 16 de febrero 2019 | Nuestro enemigo | Escuela Sabática Joven

“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apoc. 12:11, RVR).

SÁBADO 16 FEBRERO
NUESTRO ENEMIGO
Introducción: Gén. 3:15
Una investigación realizada por el grupo Barna, en 2009, descubrió que el 40 % de los cristianos entrevistados creían que Satanás “no es un ser viviente, sino un símbolo del mal”. ¿No es triste que muchos cristianos no creen que Satanás existe? La Biblia nos advierte que Satanás es real. La Palabra de Dios presenta una imagen del diablo como un ser extraordinariamente poderoso, que los cristianos deben tomar en serlo. Está presente desde el Génesis hasta el Apocalipsis.
Pablo nos advierte que nuestra lucha con Satanás no es contra carne y sangre, sino “contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efe. 6:12, RVR).
Muchas veces, el mundo en el que vivimos es atemorizador, frío, hostil y temible. Estas son algunas de las señales de que Satanás realmente existe: él está relacionado con todas estas situaciones que nos rodean. Los cristianos que vivimos en esta época deberíamos conocer al enemigo para no caer en sus trampas.
La Biblia detalla las promesas de Dios, sus planes y sus propósitos para sus hijos. Por otro lado, la Palabra de Dios también enseña sobre los orígenes del enemigo, Satanás; lo que hace en este momento; y cómo podemos evitar sus engaños. Según Ezequiel 28:15, la conducta de Lucifer era irreprochable, pues fue creado perfecto (RVR), así como cualquier otro ser angélico. Su nombre significaba “lucero de la mañana” (Isa. 14:12).
Dios le dio a Lucifer el deber de servir a la humanidad dándole luz y verdad al mundo. Sin embargo, Lucifer eligió convertirse en Satanás, el enemigo de Dios. La Biblia, por medio del profeta Isaías, revela que Lucifer se rebeló contra Dios. Desarrolló un objetivo propio: ir en contra de los principios de Dios; trajo confusión y destrucción a la humanidad, y se propuso arruinar las obras de Dios.
Al acercarse el final de este mundo, Satanás sabe demasiado bien que está en el último lapso de la carrera para engañar a los hijos de Dios. Por lo tanto, usa todo medio posible para lograr sus objetivos. Sin embargo, como hijos de Dios, tenemos la seguridad de que Satanás es un enemigo derrotado. Esta semana, nuestro estudio se enfocará en cómo podemos, por medio del amor y la protección de Dios, evitar los engaños del enemigo justo antes del fin del tiempo.
=============================
Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 8: Para el 23 de febrero de 2019
SATANÁS, UN ENEMIGO DERROTADO
1er. Trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*