Lección 8 | Jueves 21 de febrero 2019 | Mi arma contra el enemigo | Escuela Sabática Joven

JUEVES 21 FEBRERO
MI ARMA CONTRA EL ENEMIGO
Opinión: Apoc. 12:17
Hace poco observé a un general jubilado de mi país que explicaba cómo desarmó a miles de jóvenes rebeldes armados en ‘una misión de pacificación en Liberia. Es interesante que, en un momento, dijera que no llevaba ningún arma cada vez que iba a encontrarse con los rebeldes. Me pregunté cómo pudo realizar sus tareas sin que los rebeldes levantaran un dedo contra él.
Todo aquel que pelea una guerra sabe muy bien que los luchadores deben equiparse con armas apropiadas. Cuando Satanás perdió la guerra en el cielo, fue arrojado a la Tierra. En consecuencia, Satanás guerrea contra quienes «obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesucristo». Como seguidor de Cristo, soy consciente de esta guerra.
Para protegerme de Satanás, combatir sus interminables engaños y pelear la guerra con efectividad, necesito armas apropiadas. La primera arma que tengo es la sangre del Cordero. Cristo derramó su sangre en la cruz para salvarme. La muerte de Cristo me asegura el perdón de mis pecados (Rom. 8:31-34). Sí, soy pecador, pero Satanás, mi acusador, debería saber que la sangre del Cordero me cubre. Mis pecados fueron clavados en la cruz del Calvario y Dios ya no me los echará en cara. Además, la sangre del Cordero me da poder para vencer cualquier engaño que Satanás pueda preparar contra mí.
Mi segunda arma es el testimonio de Jesucristo, y se relaciona con mis palabras y mis acciones. Somos llamados a ser la luz y la sal del mundo (Mat. 5:13-16). Como tales, se supone que debemos dejar que nuestra luz brille por medio de nuestras palabras y acciones. Al compartir el testimonio de Cristo con el mundo, reclamamos territorio de Satanás y esto lo intimida. El testimonio de Cristo es poderoso, transformador e indisputable.
La tercera arma que tengo contra el enemigo es el espíritu de abnegación. La Biblia enseña que los santos martirizados estaban dispuestos a renunciar a cualquier cosa por Cristo. Renunciaron a sus posesiones, su reputación e incluso su vida. Siguiendo las pisadas de los santos, preferiremos morir antes que ser infieles a nuestro Salvador. La abnegación es una cualidad de Cristo que debemos adoptar si queremos vencer al diablo y triunfar con Cristo.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cuáles son algunas de las cosas a las que debemos renunciar para ser fieles a Cristo?
¿Qué podemos aprender de la vida de los santos martirizados, como Esteban, que nos ayude a obtener la victoria en la guerra que estamos luchando en este momento?
=============================
Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 8: Para el 23 de febrero de 2019
SATANÁS, UN ENEMIGO DERROTADO
1er. Trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*