Lección 6 | Jueves 8 de agosto del 2019 | Adorando como iglesia | Escuela Sabática Jóvenes

JUEVES 8 AGOSTO

ADORANDO COMO IGLESIA

Opinión:  Isa. 58:14

La manera en que adoramos al Señor dice mucho sobre nuestro estado como iglesia. Cuando adoramos, deberíamos exaltar, glorificar, honrar y alabar a Dios de una manera que le agrade. Por medio de sumisión contrita y humilde súplica, nuestra adoración debe demostrar nuestra lealtad a Dios por habernos dado la oportunidad de escapar de la esclavitud del pecado.

¿Cómo podemos poner esto en práctica como Iglesia? La adoración como iglesia juega un papel importante en reavivar el fuego espiritual, como se presenció en el día de Pentecostés (Hech. 2:1-4). También nos une para estudiar la Palabra de Dios, orar y confraternizar. Es una de las mejores maneras de mantener la grada de Dios en nuestra vida.

La adoración no debería ser una experiencia totalmente privada. La adoración individual, privada, no es mala, pero, como lo expresa un autor: “Hay un elemento de adoración y del cristianismo que no puede experimentarse en adoración privada o al ver cultos de adoración [por televisión]. Hay algunas gracias y bendiciones que Dios solo nos da en la reunión con otros creyentes’.’

Estas son algunas de las bendiciones que experimentamos cuando nos reunimos como iglesia para adorar al Creador:

La adoración colectiva despierta nuestro vigor espiritual. Cuando adoramos juntos, nos apoyamos unos a otros. La unidad en la oración puede dar resultados asombrosos. Martín Lutero dijo una vez: “En el hogar, en mi propia casa, no hay calidez ni vigor en mí; pero en la iglesia, cuando la multitud está reunida, se enciende un fuego en mi corazón y se abre paso solo”.

La comunidad da seguridad. Formar parte de una comunidad eclesial nos asegura que somos una familia en Cristo. La adoración en nuestras iglesias locales señala la adoración en la iglesia colectiva, de la cual Cristo es la cabeza (Apoc. 7:9).

La adoración colectiva nos hace avanzaren nuestra fe. Durante la adoración colectiva, participamos en la edificación, el aliento y el consuelo (1 Cor. 14:3). Al mismo tiempo, adorar juntos como iglesia nos ayuda a contemplar a Cristo juntos. “Nosotros todos […] somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen” (2 Cor. 3:18, RVR 95).

Al crecer como iglesia, podemos adoptar prácticas que nos permitan llevar a cabo la justicia social de manera colectiva, como cuerpo de Cristo.

PARA PENSAR Y DEBATIR

¿En qué situaciones se supone que debemos adorar a Dios colectivamente, y en cuáles en privado?

¿De qué manera adorar como iglesia nos ayuda a llevar a cabo la justicia social?

=============================

ESCUELA SABÁTICA PARA JÓVENES

Lectura del folleto Joven

Lección 6: Para el 10 de agosto de 2019

ADOREN AL CREADOR

Tercer Trimestre 2019 – Servir a los necesitados

Narración: Adan Vicente

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Librería IADPA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*