Lección 2 | Jueves 11 de abril 2019 | Elegir bien | Escuela Sabática Joven

JUEVES 11 DE ABRIL
ELEGIR BIEN
Opinión: Fil. 4:6; Sant. 1:5
No es fácil ser un joven en este mundo convulsionado. Las tentaciones y los desafíos son tremendos. A veces parece que nuestra fe no es lo suficientemente fuerte para afrontar el estrés cotidiano, y nos desesperamos por obtener valor, dirección y tenacidad.
Nos han entrenado en lo importante que son nuestras elecciones. Nuestro futuro está determinado por las elecciones que realizamos en la juventud. Tenemos una miríada de decisiones que tomar, y cada una lleva a un desenlace diferente. Nos sentimos presionados en nuestras tareas, pero, nuevamente, nos han presionado desde que tomamos la decisión de perm itir que Jesús sea el Rey en nuestra vida.
Hemos visto a muchos jóvenes alejarse de Dios y al final dejar la iglesia cuando las presiones de la juventud se volvieron abrumadoras para ellos. Muchos se escapan fácilmente cuando tienen que enfrentar opciones del mundo, y aceptan el sistema de valor del mundo.
En esta Tierra de arena movediza, es importante permanecer con personas que le agreguen valor a nuestra vida. Nuestra mayor inseguridad debería ser la de tomar grandes decisiones que nos alejarán de Cristo y de la misión que él nos ha confiado.
Cada decisión que tomamos puede acercarnos o alejarnos de nuestro objetivo de crecer en Cristo. Todo depende de si le permitimos estar en el centro de nuestra vida. Algunas elecciones son muy fáciles de tomar; sin embargo, eso no debería evitar que pidamos la dirección de Dios.
Dios no toma decisiones impulsivas, y nosotros tampoco deberíamos hacerlo. La paciencia es la clave. Las elecciones de carrera y de compañero de vida no son las únicas que se pueden considerar difíciles; elecciones muy difíciles pueden ser si seguir siendo amigo de alguien que actúa en contra de nuestra moral y nuestros valores.
Lo mejor de ser un hijo de Dios es que nunca estamos solos. Uno de mis versículos preferidos, Filipenses 4:6, dice: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho” (NTV). Este versículo me da esperanza y me ha ayudado en desafíos de transformación de carácter en mi vida. Tomar la decisión adecuada no siempre es fácil, pero anímate, amigo: servimos a un Dios omnisapiente que está dispuesto a aconsejarnos cada vez que enfrentamos una de las decisiones difíciles (Sant. 1:5). La fe es intimidante, pero cuando el camino se pone difícil, los firmes se aferran a Jesús.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Nos preocupamos demasiado por “encajar”? ¿Cómo podemos asegurarnos de no valorar el deseo de “encajar” más que nuestra salvación (ver 1 Ped. 2:9).
¿Y si ya hemos cometido una serie de malas elecciones? ¿Es demasiado tarde?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 2: Para el 13 de abril de 2019
LAS DECISIONES QUE TOMAMOS
2er. Trimestre 2019 – Las Etapas Familiares
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*