Lección 11 | Sábado 9 de marzo 2019 | Una pausa para adorar en “Plagalandia” | Escuela Sabática Joven

“¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues solo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado” (Apoc. 15:4, RVR).
SÁBADO 9 MARZO
UNA PAUSA PARA ADORAR EN “PLAGALANDIA”
Introducción: Apoc. 15:4
Bienvenido a la Plagalandia de Apocalipsis 15 y 16. Lo que hace que estos capítulos sean tan extraños es el modo en que desafían y avivan nuestra imaginación. Con seguridad, cuando Dios envíe las siete últimas plagas, finalmente dará rienda suelta al equipo tecnológico del cielo, ¿no es así?
Pero, lo que encontramos en Plagalandia es totalmente distinto. Las siete últimas plagas se presentan en imágenes de adoración: y eso parece totalmente fuera de lugar.
Los ángeles que llevan las plagas vienen del Lugar Santísimo del Templo celestial, es decir, de la presencia misma de Dios (15:5, 6). Visten ropas blancas. El Templo está lleno de la gloria de Dios mientras los redimidos alaban los “actos de justicia” de Dios (15:4). El tercer ángel hace una pausa para alabar a Dios: “Justo eres tú, el Santo” (16:5).
Lo más extraño sobre estas plagas es que hay mucha más adoración que plagas ocurriendo. ¿Cómo puede ser que el momento más oscuro de la Tierra brille con tanta fuerza y santidad en el cielo?
Si yo estuviera escribiendo esta escena, haría que Dios silenciosamente quitara a los ángeles del cielo, diciendo algo así como que ahora necesitaba estar solo. Atenuaría las luces antes de enfrentarse a sus hijos rebeldes más abajo. Toda la historia lamentable de aflicción se resumiría en una sola lágrima que rodara por su rostro. Entonces, y solo entonces, él extendería su mano. Pero, antes de poder dar la palabra de muerte, tendría que apartar la mirada. Eso nunca fue parte del plan.
Así es como yo habría escrito la escena: justicia solemne, extraña, reacia. Nunca me habría imaginado esto como un momento de adoración. Que los ángeles canten mientras el mundo se está quemando parece alimentar el prejuicio de los críticos del cristianismo.
Sin embargo, mira más de cerca esta adoración: el cielo adora a Dios porque la justicia por la que se ha orado por tanto tiempo finalmente ha llegado. El ángel de las aguas dice que Dios es justo, porque ellos “derramaron la sangre de santos y de profetas, y tú les has dado a beber sangre, como se lo merecen” (16:6). Estas plagas representan el fin de la paciencia de Dios con el pecado. Ya no tolerará el asesinato. Ya no tendrá que ver a sus hijos ser violados, desfigurados o muertos por conductores ebrios. Estos siglos solitarios se han gastado en sangre. De cualquier manera que uno interprete las plagas (literal o figuradamente), el objetivo de las plagas es claro: Dios termina con el mal.
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 11: Para el 16 de marzo de 2019
LAS SIETE ÚLTIMAS PLAGAS
1er. Trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*