Lección 11 | Jueves 14 de marzo 2019 | El amor es una plaga | Escuela Sabática Joven

JUEVES 14 MARZO
EL AMOR ES UNA PLAGA
Opinión: Apoc. 16:10,11
Los predicadores tienden a evitar las siete últimas plagas como… bueno… como la plaga. Evitamos pensar sobre las plagas porque pueden generar preguntas serlas sobre el carácter de Dios. Cuando el quinto ángel oscureció el reino de la bestia, se nos cuenta que “la gente se mordía la lengua de dolor y, por causa de sus padecimientos y de sus llagas, maldecían al Dios del cielo, pero no se arrepintieron de sus malas obras”. Seré honesta: mi primera reacción es pensar “¿Quién querría arrepentirse y amar a un Dios que le envía plagas?”
Parte de nuestro problema con Dios es que esperamos que se contradiga. Queremos al Dios-Gandhi amante, el del amor no violento, que podría llorar por la muerte de un mosquito. Pero también queremos a un Dios justo, que llega con la caballería para destruirá nuestros opresores. En otras palabras, queremos una cruz sin sangre. Queremos salvación sin sufrimiento: queremos un infierno sin fuego. Queremos justicia sin castigo.
¿Cómo puede el Creador matar los peces (tercera plaga) o recalentar el sol (quinta plaga)? ¿Cómo puede infligir llagas sobre sus propios hijos? Deberíamos ser cuidadosos al ofrecer respuestas sospechosamente fáciles para sacar a Dios del aprieto. Hay una razón por la que Isaías describe el juicio de Dios como “su extraña obra” y “su insólita tarea” (Isa. 28:21).
Con todo esto en mente, hay tres cosas que creo que necesitamos entender sobre las plagas:
El objetivo de Dios no es infligir sufrimiento. Dios no es un masoquista (Eze. 33:11). En Isaías, Dios promete enviar granizo que “arrasará con el refugio de la mentira” (Isa. 28:17). En otras palabras. Dios a veces envía juicios físicos para debilitar las mentiras sobre las que hemos construido nuestra vida, a fin de poder construir nuestra vida sobre un mejor cimiento.
El objetivo de Dios no es hacer que los malvados se arrepientan: Por el contrario, se nos dice dos veces en Apocalipsis 16 que las personas rehusaron arrepentirse. Las plagas finales, entonces, revelan al universo que todos los que podrían haberse vuelto a Dios ya lo han hecho. Su misericordia no tendrá efecto.
El objetivo de Dios es liberar a su pueblo: Las plagas del Apocalipsis siguen el modelo de las plagas de Egipto. En ambos casos, el objetivo de las plagas es liberar al pueblo de Dios de las garras sofocantes de la opresión. El faraón Satanás nunca dejaría ir al pueblo de Dios. La cruz probó esto. Es hora de que Satanás y sus seguidores asuman las consecuencias.
Amigos: solo un Dios amante puede hacer justicia.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cómo responderías a un crítico que dice que las plagas prueban que Dios es cruel?
=============================
Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Lección 11: Para el 16 de marzo de 2019
LAS SIETE ÚLTIMAS PLAGAS
1er. Trimestre 2019 – El libro de Apocalipsis
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*