Jueves 20 de septiembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración de alabanza – 2

Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Mateo 11:25.

¿Qué significa ser niño?
Los maestros religiosos habían deformado a la gente; por eso, el mensaje sencillo y a la vez profundo de Jesús fue rechazado en algunas ciudades de Galilea. El Salvador contrastó la incredulidad de Corazín y Betsaida con las ciudades paganas de Tiro y Sidón, menos endurecidas. Y a Capernaum la comparó con Sodoma, la ciudad impía que en tiempos de Abraham fue castigada a causa de su perversión. Añadió que si en Sodoma se hubieran realizado las maravillas que hubo en Capernaum los sodomitas se habrían convertido (Mat. 11:20-24).
Así de rebeldes al evangelio eran estos pueblos.
En cambio, para los que fueron dóciles al llamamiento del Espíritu de Dios, Jesús tuvo palabras de ternura. Los llamó “niños”. En su oración alabó a su Padre, quien había otorgado a estas personas sencillas la revelación del Mesías (vers. 25).
¿Qué significa ser niño?
Los fariseos y los saduceos inteligentes, “entrados en libros”, sabios en su opinión y autosuficientes, dependían de la interpretación de las tradiciones y de la fidelidad a sus ritos, con el único propósito de salvarse a sí mismos. Pero, para Jesús, solo los que confiaban en Dios con la inocencia de un niño alcanzaban a conocer y aceptar el evangelio de la gracia divina.
Podemos ser muy instruidos, ¡pero aun así debemos ser como niños para entender las cosas de Dios! Aquellos maestros religiosos pulidos en las escuelas de altos estudios también podían ser “bebés” espirituales y depender de Dios como un pequeño depende y confía en el alimento que le prodigan sus padres. Los niños dependen inocentemente de otra persona para satisfacer sus necesidades físicas. Así, los niños espirituales dependen de Dios, para acercarse a su Palabra cada día con inocente pureza y elevar una oración con inocente confianza. ¡Cuánto poder hay en la pureza, la inocencia y la confianza de un corazón agradecido a la gracia divina!
“La sencillez, el olvido de sí mismo y el amor confiado del niñito son los atributos que el Cielo aprecia. Son las características de la verdadera grandeza” DTG 404).
¿Eres como un niño?
Oración: Señor, ayúdame a depender de ti como un niño de un Padre bueno.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*