Jueves 16 de julio 2020

Devoción Matutina para Jóvenes

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020 – Persigue tus sueños – Portada libro

Roberto Koch

Cuando Adán pecó, el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte, de modo que la muerte se extendió a todos, porque todos pecaron. Romanos 5:12.

Hijos míos, dejen lo que están haciendo y vayan a ver al Dr. Koch. ¡Ha hecho un gran descubrimiento! -les pidió el profesor Cohnheim a los estudiantes de su laboratorio.

Respiraba con dificultad por haber cruzado el plantel de la Universidad de Breslau a la carrera.

-¿Quién es Koch? Nunca habíamos oído hablar de él.

-No es más que un médico rural, pero eso no importa. ¡Ha hecho un gran descubrimiento!

-Cuéntenos acerca del descubrimiento, profesor.

-¡Vayan! Vean por ustedes mismos -les ordenó.

En el laboratorio botánico, encontraron al Dr. Koch que estaba explicando su descubrimiento, el germen del ántrax. Tomó una gota de sangre de oveja infectada con el germen y la puso debajo del microscopio. Los estudiantes, ordenadamente, pudieron observar a través del microscopio diminutas criaturas en forma de bastones. Con sus propios ojos pudieron observar la manera en que se dividían los microbios en criaturas iguales a ellos.

-¡Qué rápido se multiplican y crecen! -observó uno de los estudiantes. -Supongamos que uno de estos microbios se dividiera en veinte minutos -propuso el Dr. Koch-, Entonces, en un lapso igual cada uno de ellos se habría desarrollado plenamente y dividido nuevamente. En el término de una hora tendríamos 8. En dos horas ya tendríamos 64. Después de 8 horas, ya tendríamos 16 millones de gérmenes. Lo único que tiene que hacer la vaca es comerse un solo germen. Al cabo de unas horas, tendría la sangre totalmente invadida por los gérmenes del ántrax, y moriría.

El Dr. Koch había descubierto el primero de los microbios mortales. Antes de morir, había localizado y fotografiado los gérmenes de once enfermedades, incluyendo tuberculosis, cólera, tifoidea, difteria, neumonía y peste bubónica.

Creo que el pecado es un tipo de «microbio mortal» que ha infectado a nuestro planeta. Todo comenzó en lo profundo del corazón de Lucifer. Antes de ser echado del cielo, una tercera parte de los ángeles ya había sido infectada. Luego, por medio de Adán, la raza humana entera ha quedado contaminada. La enfermedad se ha transmitido de generación en generación. La muerte es inexorable para toda la raza humana hasta la segunda venida de Cristo. Todos necesitamos del toque de sanidad del Médico Maestro. Solamente él tiene el remedio.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020

PERSIGUE TUS SUEÑOS Más allá de los obstáculos

Dorothy E. Watts

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020



(740)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*